La parálisis económica en China por la crisis sanitaria de Covid-19 está empezando a pasar factura a la industria móvil.

De acuerdo con la agencia de investigación de mercados IDC, durante el primer trimestre del año, los envíos de teléfonos inteligentes en China llegaron a los 66.6 millones de unidades, lo que representa una caída del 20.3 por ciento. En el mismo periodo de 2019, los envíos ya habían rebasado los 83 millones de unidades. El decrecimiento del primer trimestre de 2020 es el más grande en la historia del país asiático.

Sin embargo, el panorama de la reactivación económica ha beneficiado a las exportaciones de teléfonos inteligentes, ya que los envíos de la industria del ensamblaje móvil a fabricantes como Apple y Huawei crecieron un 17 por ciento año con año durante el mes de abril.

Los cinco principales clientes del mercado chino en el primer trimestre de 2020 fueron Huawei, con 28.4 millones de envíos; Vivo, con 12 millones; Oppo (11.8 millones); Xiaomi (7 millones); y Apple, con 5.1 millones.

“Febrero fue el punto más bajo del trimestre antes de que el mercado comenzara su recuperación en marzo, tanto en términos de producción como de demanda. Sin embargo, la demanda seguirá presionada por la recesión económica mundial. Sólo se espera que el mercado logre un crecimiento anual en el cuarto trimestre, ya que la situación global de Covid-19 mejorará y los productos 5G alcanzarán un rango de precios más bajo”, declaró Will Wong, gerente de Investigación de Dispositivos de Cliente en IDC Asia/Pacífico.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here