Epic Games contra Apple: ¿quién ganó en la batalla legal por las reglas de la App Store?

El conflicto legal entre el creador de Fortnite y Apple llegó a su fin con una sentencia que responsabiliza a ambas partes, pero que favorece en gran medida al gigante tecnológico.

279

El viernes 10 de septiembre, la jueza de distrito estadounidense, Yvonne González Rogers, emitió una orden judicial en donde establece que Apple debe permitir a todos los desarrolladores de aplicaciones (incluyendo a los de videojuegos) que operan en Estados Unidos informar a los consumidores sobre otros métodos de pago fuera de la App Store.

La sentencia que da fin a la histórica demanda contra el gigante tecnológico facilita que los desarrolladores puedan incluir “botones, enlaces externos u otras llamadas a la acción que dirijan a los clientes a métodos de compra” distintos al sistema de pago nativo de Apple. 

Esto significa que los creadores de apps también podrán evitar pagar las comisiones de Apple que van del 15 al ​​30 por ciento, en caso de que los usuarios opten por salir de la tienda para comprar objetos virtuales o suscripciones dentro de las apps y juegos, lo que podría costarle al gigante tecnológico algunos miles de millones de dólares anuales.

Apple tiene 90 días para integrar los nuevos requisitos en los términos y condiciones de los desarrolladores. La nueva sentencia complementa los cambios anunciados en agosto que permiten a los desarrolladores comunicar por correo electrónico a los usuarios la existencia de opciones de pago alternativas.

Te recomendamos: Apple permitirá a desarrolladores poner links externos para pagos en la App Store

Epic Games no está conforme y pretende apelar

Aunque el fallo representa una victoria parcial para Epic Games y toda la comunidad de desarrolladores, porque obliga a Apple a cambiar parte de su política en la App Store, la realidad es que el creador de Fortnite considera el dictamen del caso como una derrota y pretende continuar con su lucha legal apelando la decisión de la jueza ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos, según informó The Verge.

Las razones por las que Epic Games no ganó la batalla contra Apple son varias:

  • La juez no exigió que Apple permitiera abrir su ecosistema a tiendas de aplicaciones de terceros, uno de los principales objetivos de Epic.
  • También permitió a Apple seguir cobrando las tarifas establecidas de hasta el 30 por ciento en las compras a través de su propio sistema de pago dentro de aplicaciones.
  • Epic no pudo probar que Apple ejerce un poder de monopolio ilegal en el mercado definido como transacciones de juego en “dispositivos móviles”.
  • Encima de todo, Epic Games deberá pagar alrededor de 3.7 millones de dólares ó 30 por ciento de los ingresos que recaudó al violar su contrato con la firma de la manzana, cuando incorporó un sistema de pagos alternativo al oficial de Apple, ofreciendo un descuento a los jugadores de Fortnite en iOS, con el objetivo de esquivar las comisiones que cobra la tecnológica.

El CEO de Epic Games, Tim Sweeney, dejó en claro a través de su cuenta de Twitter que la decisión de la juez “no es una victoria para los desarrolladores ni para los consumidores”.

Agregó que el regreso de Fortnite a los dispositivos iOS dependerá de que Epic “pueda ofrecer pagos en la aplicación en competencia justa con el sistema de pagos de Apple”.

Entérate: Corea del Sur da el primer golpe para ‘tumbar’ el duopolio digital de Apple y Google

Apple se siente victorioso

Los analistas estiman que Apple podría perder hasta 4 mil millones de dólares en ingresos, dependiendo de cuántos desarrolladores dirijan a sus clientes a otros métodos de compra, según informa Bloomberg.

Sin embargo, Apple no parece estar muy preocupado por el impacto financiero y se encargó de enfatizar que la sentencia fue una total victoria para el modelo de la App Store, pues se comprobó que no viola las leyes antimonopolio.

En un comunicado, el fabricante del iPhone expresó:

“Hoy, el Tribunal ha afirmado lo que sabíamos desde el principio: la App Store no viola la ley antimonopolio. Como reconoció el Tribunal, ‘el éxito no es ilegal’. Apple se enfrenta a una rigurosa competencia en todos los segmentos en los que operamos, y creemos que los clientes y desarrolladores nos eligen porque nuestros productos y servicios son los mejores del mundo. Seguimos comprometidos con garantizar que la App Store sea un mercado seguro y de confianza que respalde una próspera comunidad de desarrolladores y más de 2.1 millones de empleos en EE. UU., y en el que las reglas se apliquen por igual para todos”.