El desarrollador de videojuegos responsable de Fortnite, uno de los juegos más exitosos del momento, acaba de presentar otra demanda contra el gigante tecnológico Apple. Epic Games está demandando de nuevo a la compañía por supuestamente tomar represalias contra sus otras aplicaciones en la App Store.

De acuerdo con Epic Games, Apple le informó que el próximo 28 de agosto eliminará todas sus cuentas de desarrollador y desconectará las herramientas de desarrollo para iOS y Mac. En respuesta a esta decisión y a la eliminación de Fortnite, Epic Games ha presentado una denuncia en un juzgado del distrito norte de California, en la que exige que Apple no tome acciones en contra el desarrollador y sus herramientas.

Cancelar las cuentas y herramientas de desarrollador será un “daño irreparable”: Epic Games

Esta nueva orden preliminar propuesta por Epic Games tiene como objetivo impedir que Apple elimine a Fortnite de su tienda (aunque la compañía ya lo ha hecho), y evitaría que el gigante tecnológico tome medidas contra otros juegos de Epic Games, así como contra herramientas de desarrollador como Unreal Engine.

De acuerdo con Epic, la nueva amenaza de Apple probablemente resultará en un “daño irreparable” para la compañía y para otros desarrolladores externos. El desarrollador agregó que si Apple corta el acceso a las herramientas de desarrollo, también afectará a su software Unreal Engine, que ayuda a los desarrolladores de juegos a crear gráficos tridimensionales.

La herramienta también es utilizada por muchos de los juegos dentro del propio servicio de suscripción Arcade –de Apple–, y, en teoría, esos desarrolladores tendrían dificultades para crear nuevos juegos en iOS o crear actualizaciones si se corta el acceso. La acción de Apple también afectaría a otros juegos como PUBG, que cuenta con cientos de millones de jugadores.

El inicio de la batalla entre Epic Games y Apple

El conflicto estalló la semana pasada, cuando Epic Games cambió su sistema de pago para ofrecer un descuento de hasta un 20 por ciento en las compras de V-Bucks, para los usuarios de Fortnite. Esta medida tenía como fin evitar que los usuarios tengan que pagar la comisión del 30 por ciento que cobra Apple en las transacciones dentro de su tienda.

Luego de este cambio, Apple eliminó el juego de su tienda por supuestamente violar sus políticas, lo que llevó a Epic Games a presentar la primer demanda en su contra. Posteriormente, Google se unió a Apple y también retiró el juego de su tienda de aplicaciones en dispositivos Android, y Epic también presentó una demanda en contra de Google.

El momento del clímax de esta batalla campal sucedió cuando Epic publicó una campaña en redes sociales con el hashtag #FreeFortnite, junto a un video con la parodia del famoso anuncio de Apple de “1984”.

En el corto se muestra a una manzana en una pantalla gigante que habla frente a una audiencia embelesada y dice con voz amenazadora. “Durante años nos han regalado sus canciones, su trabajo, sus sueños. A cambio, hemos tomado nuestro tributo, nuestras ganancias, nuestro control. Este poder es nuestro y sólo nuestro. Nosotros prevaleceremos”.

Después, una mujer lanza un pico de Fortnite a la pantalla y aparece un mensaje: “Epic Games ha desafiado al Monopolio de la App Store. En represalia, Apple está bloqueando Fortnite desde mil millones de dispositivos. Únase a la lucha para evitar que 2020 se convierta en “1984”.

Además de la campaña, Epic Games advirtió a sus jugadores que se perderán la próxima temporada de Fortnite si Apple no cambia sus reglas. “Debido a que Apple ha bloqueado su capacidad de actualización, cuando se lance Fortnite Capítulo dos – Temporada cuatro, no podrá jugar la nueva temporada en iOS”, dijo Epic en una publicación de blog.

El lanzamiento del capítulo dos de la temporada cuatro de Fortnite está programado para comenzar el 27 de agosto. Si nada cambia entre Apple y Epic para entonces, muchos jugadores perderán la oportunidad de jugar.

Por su parte, Apple respondió en un comunicado que “el problema que Epic ha creado por sí mismo, es uno que se puede solucionar fácilmente si envían una actualización de su aplicación, para cumplir con las pautas que acordaron y que se aplican a todos los desarrolladores”.

Apple se enfrenta a una guerra legal y regulatoria antimonopolio contra la industria de los juegos

Apple siempre ha tenido una relación complicada con la industria de los juegos, pero esta vez esa relación podría cambiar el futuro del mercado de aplicaciones del iPhone.

El primer altercado ocurrió cuando Apple decidió no aprobar en la App Store los servicios de juegos en la nube de sus principales rivales como xCloud y Google Stadia. Facebook también se unió a Microsoft, condenando las políticas de Apple por obligarlo a lanzar Facebook Gaming sin juegos.

Mientras que la gota que derramó el vaso fue la expulsión de Fortnite en la App Store, aunado a otras quejas por las tarifas injustas de la compañía hechas anteriormente por otros desarrolladores, como Spotify.

El conjunto de estas prohibiciones por parte de Apple ponen en riesgo una fuente clave de ingresos que la compañía podría perder si Epic gana la batalla. El “impuesto Apple” del 30 por ciento es el corazón del negocio de servicios de Apple, a medida que las ventas del iPhone han comenzado a desacelerarse.

Tan sólo en 2019, el contenido digital vendido a través de la App Store representó un estimado de 18.3 mil millones de dólares, casi 40 por ciento de los ingresos totales por servicios de Apple.

La compañía de la manzanita también se encuentra en un momento especialmente tenso, en términos de regulación antimonopolio, tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea, sobre el funcionamiento de su tienda de aplicaciones y las reglas que impone a ciertos desarrolladores.

El Director Ejecutivo de Epic Games, Timothy Sweeney, dijo en un tuit que su pelea con Apple no se trata de dinero, sino de proteger las “las libertades básicas de todos los consumidores y desarrolladores”.

La demanda principal presentada en el Tribunal de Distrito de EUA para el distrito norte de California, acusa a Apple de tres cargos por violar la Ley Cartwright de California (una ley estatal antimonopolio que prohíbe la fijación de precios y acuerdos de restricción comercial), además de un cargo por violar la Ley de Competencia Desleal de California.Esta denuncia busca establecer que la App Store de Apple funciona como un monopolio, y la demanda civil busca crear medidas cautelares para “permitir una competencia leal” en la distribución de aplicaciones móviles.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here