A medida que las vacunas para la pandemia de Covid-19 se distribuyen en América Latina, el tráfico debera regresar a los niveles anteriores a la pandemia. Parte del trafico que hoy en día sigue concentrado en las redes fijas regresará de forma gradual hacia las redes móviles.

¿Qué factores influirán en el proceso?

1. La velocidad de distribución de las vacunas. Sin duda, este será el factor más importante. A pesar de los grandes esfuerzos de los gobiernos para comprar vacunas y de los proyectos privados para hacerlas llegar rápidamente, el proceso de vacunación en América Latina llevará varios meses. De acuerdo con un estudio publicado en la prestigiada revista Nature, se requiere un nivel de vacunación superior a 55 por ciento para llegar a la inmunidad de rebaño (manteniendo distanciamiento social) y de 67 por ciento sin medidas de distanciamiento social, lo que implicaría un retorno completo a la normalidad.

2. El regreso a la escuela. Lo más probable es que el ciclo escolar 2020-2021 concluya vía remota. Si las vacunas siguen su distribución actual, existe la posibilidad de que el próximo ciclo escolar 2021-2022 inicie con clases presenciales, regresando a la normalidad a partir de agosto-septiembre 2021.

3. El home office. En las megaciudades de América Latina existe una gran proporción de trabajadores laborando de forma remota. Ahora que las empresas se han dado cuenta de que este modelo sí funciona, un porcentaje de estos trabajadores seguramente no regresará a sus oficinas, o lo hará de forma esporádica. La adopción de modelos laborales completamente remotos y modelos híbridos oficina-casa será cada vez más común. Aunque cabe aclarar que esto será un fenómeno principalmente de las mega ciudades como Ciudad de México, Bogotá, Buenos Aires o Sao Paolo, en las cuales el costo de renta es muy alto, los tiempos de traslado largos y existe una gran cantidad de trabajadores en oficinas. En el resto de la región (ciudades medianas, pueblos, áreas rurales) el trabajo remoto debera disminuir cuando ceda la pandemia y el tráfico móvil generado por estos trabajadores regresará a la normalidad.

4. La venta de smartphones. De acuerdo con Gartner, las ventas globales de smartphones cayeron 12.5 por ciento durante 2020. Lo más probable es que estos niveles de ventas reboten durante 2021 una vez que los consumidores tengan la necesidad de reemplazar equipos, particularmente a partir del último trimestre de 2021, época tradicional de ventas.

Considerando todos los factores que mencioné, podríamos hablar del siguiente escenario: un primer semestre 2021 con un nivel de tráfico en redes móviles relativamente estable y comparable con los niveles del periodo de la pandemia abril-diciembre 2020.

En contraste, lo más probable es que tengamos un segundo semestre 2021 con una movilidad creciente de las personas y, por lo tanto, un tráfico de datos móviles en aumento, a medida que los alumnos regresan a clases presenciales, los trabajadores regresan a sus oficinas y se aceleran las ventas de smartphones.

Aunque exista un porcentaje de trabajadores que permanecerán en modelos remotos, esto no tendrá un efecto negativo en el tráfico de las redes móviles, ya que el home office permanente será un fenómeno principalmente de las mega-ciudades y porcentualmente pequeño, si lo comparamos con el total de los trabajadores de un país.

Estos meses de relativa calma representan una oportunidad para que los operadores de telecomunicaciones evalúen el estado actual de sus redes en el acceso, transporte, control y operación de las mismas, para identificar áreas de oportunidad y cuellos de botella.

Es momento de plantearse el lanzamiento de 5G, no sólo por sus beneficios más obvios para el consumidor, el operador y las empresas, sino que también hay que considerar que será un detonante no sólo para las redes móviles, fijas o convergentes sino para todas las capas que conforman las redes de telecomunicaciones actuales.

Debemos tener presente que la evolución hacia 5G no es sólo en acceso, también en transporte, control, operación y las aplicaciones proporcionadas por los operadores a los sectores masivo y empresarial.

Es momento de seguir adelante con los planes de inversión en redes móviles. Más vale actuar ahora para evitar que el regreso a la normalidad y el regreso del tráfico a sus patrones niveles antes de la pandemia nos tomen desprevenidos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here