“Es positivo que 11 % de colombianos use TDT”: ANTV

685

El Espectador-María Alejandra Medina C.

Mariana Viña era la directora encargada de la Autoridad Nacional de Televisión (ANTV) desde octubre del año pasado. En febrero fue elegida por la Junta Nacional de Televisión para ocupar el cargo definitivamente. En entrevista con El Espectador contó que la fecha del apagón de la TV analógica en Colombia, que era el 31 de diciembre de este año, será modificada mediante una regulación, que, dice, estaría lista a mediados de 2019, después de ser discutida por los interesados en el sector.

La razón que da es una nueva fase (la quinta) del despliegue de la Televisión Digital Terrestre (TDT). Según la ANTV, hoy el país está muy cerca del 92 % de cobertura en TDT, similar a la que hay en TV analógica. Esa era la meta inicial, pero el año pasado, cuenta Viña, fue aprobado llegar al 97 % de la población con tecnología digital, un nuevo despliegue que requerirá “un tiempo adicional, aproximadamente hasta el 2022”.

A eso se sumaron recomendaciones de la Unión Europea (UE), con la que Colombia firmó un convenio en 2013 para desplegar la TDT. Según la UE, es recomendable apagar la TV analógica de forma escalonada y haciendo pruebas piloto. La propuesta de la Autoridad es que se haga en cinco municipios: Leticia, Buenaventura, Ibagué, Ocaña y San Andrés. ¿Cuántas personas usan hoy la TDT? Según un estudio de Cifras y Conceptos, contratado en el marco del convenio con la UE, son 11 de cada 100 colombianos.

No me atrevo a dar cifras, porque no lo tenemos actualizado, pero la penetración de la TV cerrada en Colombia es alta. Entendemos que ese 11 % hace parte del universo de la TV abierta. Las inversiones se están viendo reflejadas en los resultados. En el marco del Plan Estratégico TDT para este año hay tres elementos esenciales. El primero es el modelo pedagógico y de divulgación de la TDT, para que cualquier actividad que se haga desde la ANTV, otra autoridad o desde el sector privado, esté articulada en el mismo marco, que no sean acciones aisladas, sino encaminadas a un mismo objetivo. También está pronto a concretarse un convenio con el DANE. ¿Cómo hacemos para medir si la gente conoce y usa la TDT? A través de herramientas estadísticas. Después de hacer los planes de divulgación y comunicación, de lo hecho con Territorios TDT, las Teles, los talleres y lo que viene, la manera de medir el impacto es a través de encuestas. Tenemos avanzada esa alianza con el DANE para lograr las mediciones, sobre todo de cara al inicio del plan de cese de emisiones analógicas. Si el apagado se aplaza dos o tres años, no quiere decir que en dos o tres años vamos a apagar, sino que desde ya hasta máximo dos o tres años va a ser el apagado. Tercer punto: la estrategia de ejecución del plan de divulgación y comunicaciones TDT. Queremos apuntarle a lo más local, para que la información llegue. A las escuelas, las universidades, las cámaras de comercio, las asociaciones de consumidores, las ligas de consumidores, las iglesias locales, todos los actores sociales que tienen el efecto multiplicador, a ellos les apuntaremos, y a los medios de comunicación local.

¿El ejercicio con el DANE podría ayudar a dar certeza de si ese 11 % es gente que usa la TDT porque no tiene otra forma de acceder a la TV?

Sí. El DANE nos va a apoyar a aterrizar las cifras y estadísticamente aproximarnos a lo que ese 11 % nos dice. Pero vemos muy positivo ese 11 % que usa la TDT, más allá de que también tenga acceso a otras plataformas de televisión.

¿El proyecto de regulación sobre el apagón digital tendría que quedar este año para no incurrir en un incumplimiento?

Tiene que quedar este año. En estos procesos tiene que intervenir todo el sector, pero nuestro plan de acción es que a 30 de junio de este año tengamos regulación expedida. Es una decisión que se tiene que adoptar con prontitud y está ambientada por lo menos desde el año pasado, porque estamos hablando del esquema integral de despliegue adicional de RTVC, de las recomendaciones de la Unión Europea e incluso de las solicitudes de los canales privados en el sentido de ampliar la fecha del apagón. Luego esto no es una sorpresa para nadie. El sector lo conoce desde hace meses, porque es una necesidad y eso ha pasado en los demás países. Este proceso de migración a lo digital tiene una serie de variables que implica que no todo se dé en los tiempos que se previeron hace diez años.

¿Pero por qué el año pasado? ¿La UE no había dado antes esas recomendaciones y por qué no se decidió desde el principio llegar a 97 % de cobertura en TDT?

La Unión Europea todavía no había dado sus recomendaciones hasta julio y agosto del año pasado. Y RTVC es quien tiene el deber de planificación. Son los responsables del proceso de despliegue y son los que ven qué economías de escala puede haber, qué necesidades de cobertura puede haber que se puedan solucionar a través de la tecnología terrestre. En 2013, RTVC dijo 8 % porque llegar en digital a ciertos municipios iba a ser muy difícil y costoso. Y ahora ve que sí es posible. Necesitamos inversiones adicionales, pero va a ser posible.

El proyecto de ley TIC implicaría la liquidación de la ANTV. ¿Cómo ven ese proyecto y cómo se están preparando para esa eventual liquidación?

De generar herramientas para reducir las brechas de acceso a los servicios TIC, así como de la necesidad de una unidad normativa, a través de un regulador convergente, único, se viene hablando desde hace muchos años. El proyecto recoge muchos de los planteamientos no solo del sector, sino también de la OCDE y otros sectores para efectos de alinear la estructura del Estado con la dinámica del mercado. Esta entidad ha planteado sus apreciaciones. Y es una opinión de esta dirección que el gran reto será la reglamentación de la ley. Ahí es muy importante que los procesos sean expeditos, que atiendan a la realidad y dinámica del sector y particularmente en materia de televisión que se trabaje sobre lo construido. Procuramos avanzar en el plan de acción, en todas las actividades que consideramos que no pueden parar, independientemente de en cabeza de quién estén.

¿Cree que el proyecto fortalece la TV pública, desde los recursos y la independencia de las decisiones que se toman respecto al sector?

En una visión de retrospectiva, por primera vez la ley reconoce para los operadores públicos una suma cierta, y eso es una conquista para la TV, que sea suficiente o no… Bienvenida la mayor cantidad de recursos para la TV pública. No quiere decir que antes no se hubiera garantizado. En cuanto a la independencia, es importante tener en cuenta que lo que plantea el proyecto de ley es una Comisión de Regulación independiente, que no va a tener control de tutela ni estará adscrita al Gobierno Nacional y que va a tener una composición, digamos, independiente en la medida en que en esa junta tendrán asiento los canales regionales, la sociedad civil y el Gobierno.

¿En manos de quién seguiría la TDT?

Cada uno tendrá sus competencias, tanto el Ministerio como la CRC, que tendrá que hacer seguimiento a las metas de cobertura, de despliegue, al cumplimiento de las fechas del apagón. Pero seguramente el Ministerio seguirá trabajando en apropiación, despliegue… Me imagino, cada uno tendrá competencias concretas y ahí es importante el trabajo en coordinación.

Sobre lo que pasó en RTVC con “Los Puros Criollos” y las garantías que debería haber hoy para que se lleven a cabo los productos que se contratan, de forma independiente, libre, sin censura, ¿cuál es el papel actual de la ANTV en ese asunto y cómo se garantiza o no eso en el proyecto de ley?

La plataforma sobre el control posterior está vigente, presente y completamente garantizada, porque no solo está plasmado en la Constitución Política, sino que está en el artículo 29 de la Ley 182 del 95 y está contemplado en los acuerdos de contenidos de la ANTV. La ANTV realiza control posterior a los contenidos. Por ejemplo, para el caso de Sin senos sí hay paraíso nos han reclamado mucho también exigirles que cambien horario, pero no puedo, tengo que cumplir un debido proceso que culmina con una decisión favorable o desfavorable. Pero, volviendo al tema, el de la ANTV no es el único mecanismo de control. A nivel de organización social, siendo un derecho fundamental, seguramente podrá haber control vía tutela, o el Ministerio Público, a través de la Procuraduría, puede intervenir en asuntos relacionados con presuntas vulneraciones al derecho a la información, a la libertad de expresión y garantía de la no censura. Todo eso está dado, y tan está dado que ante la situación que ocurrió con RTVC, donde presuntamente pudo haber alguna interpretación sobre esa conducta, no solo las instituciones, sino la sociedad actuó de manera inmediata.

¿En ese caso, la ANTV inició alguna acción?

Investigación no porque no tendríamos la competencia para sancionar por censura. Sancionamos por el contenido, no por censura. Lo que sí hicimos, y es una conducta permanente, es la visita anual de verificación que hacemos en RTVC —y todos los operadores—, queremos verificar que, efectivamente, los recursos se estén destinando a los planes, programas y proyectos y a los contenidos educativos y culturales de Estado.

¿Hay algún resultado?

Estamos en visita en este momento.

¿En qué va el proceso del tercer canal?

No ha salido la decisión final del Consejo de Estado. Después de todas las acciones que se dieron, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca dijo que estaban cumplidas las tareas que se le habían asignado a las distintas entidades de este sector para poder iniciar el proceso de tercer canal. Esa decisión del tribunal fue apelada por una organización ciudadana y estamos a la espera de qué pasa, de la decisión de la apelación de que sí están listas las condiciones para iniciar.