Escasez de chips golpea a Oppo, Samsung y Xiaomi; Apple resiste

Counterpoint Research pronostica que el envío de teléfonos inteligentes para 2021 se reducirá a mil 400 millones de unidades, un crecimiento de 6%, tres puntos porcentuales por debajo del pronóstico anterior, debido a la escasez de semiconductores.

338

A partir de las últimas predicciones trimestrales, Counterpoint Research prevé que el total de teléfonos inteligentes para 2021 ascienda a mil 400 millones de unidades, lo que implicaría un crecimiento anual del 6 por ciento; inferior a la proyección anterior de la consultora de 9 por ciento, equivalente a mil 450 millones de unidades.

De acuerdo con Tom Kang, director de Investigación  de Counterpoint Research, la escasez ha afectado a Samsung, Oppo y Xiaomi; mientras que Apple parece ser la más resistente y menos afectada por la escasez.

Te recomendamos: Escasez de chips amenaza producción global de celulares y computadoras

La industria de los teléfonos inteligentes estaba preparada para un fuerte repunte este año después de que la Covid-19 golpeara el mercado con fuerza en 2020.

Los proveedores de teléfonos inteligentes realizaron grandes pedidos de componentes desde fines del año pasado, y la demanda de los consumidores proveniente de las compras demoradas de reemplazo impulsó el mercado en el primer trimestre.

Lee también: Se alivia crisis de chips, mercado global crecerá 17% en 2021: IDC

Sin embargo, algunos fabricantes de equipos originales y proveedores de teléfonos inteligentes informaron que sólo habían recibido el 80 por ciento de sus volúmenes solicitados en componentes clave durante el segundo trimestre de 2021, y la situación parece a empeorar a medida que se avecina hacia el tercer trimestre del año.

Y la situación ha empeorado. Ahora, algunos fabricantes de smartphones sólo reciben el 70 por ciento de sus solicitudes, lo que genera múltiples problemas. Counterpoint Research estima que el 90 por ciento de la industria está siendo afectada, y eso impactará el pronóstico para el segundo semestre de 2021.

Relacionado: Samsung enfrenta crisis global de chips; podría retrasar Galaxy Note 

La escasez de semiconductores había impactado el mercado desde el cuarto trimestre de 2020, pero la industria de los teléfonos inteligentes había logrado crecer pese a la escasez de componentes como DDI y PMIC. 

Esto se hizo mediante la planificación avanzada y la colocación de pedidos junto con el acaparamiento de ciertos componentes como procesadores de aplicaciones y sensores de cámara que suelen tener un valor mucho más alto. 

La escasez de semiconductores continúa y, a pesar de que las fundiciones han estado operando a máxima velocidad durante varios trimestres, la industria de los smartphones se está viendo afectada. Los componentes que una vez se almacenaron por completo se están agotando y los nuevos componentes no están llegando al ritmo de los pedidos.

La escasez de los procesadores de aplicaciones, uno de los elementos cruciales de los celulares, fue provocada por las bajas tasas de rendimiento en las líneas de fábricas recientemente establecidas. Y, como la situación parecía persistir, provocó una reacción en cadena en toda la industria. Para los principales proveedores, como Qualcomm y MediaTek, que confiaron en las fundiciones, los problemas de fabricación ocasionaron que se suministren menos procesadores.