España busca billete en el millonario tren de las infraestructuras digitales

43

ABC

Confinamiento, cuarentena o mascarilla son algunos de los vocablos que se han incorporado a nuestras conversaciones cotidianas con motivo de la pandemia, aunque la palabra conectividad bien podría considerarse como otra de las que ha hecho méritos más que de sobra para colarse en ese universo de términos de moda. Con la declaración del estado de alarma a mediados de marzo de 2020 la sociedad española tomó conciencia como nunca antes de la importancia de las redes de telecomunicaciones, gracias a las cuales autónomos y empresas pudieron mantenerse operativos en los peores meses de la crisis sanitaria. Una situación sobrevenida que azotó los cimientos de la economía y sirvió para confirmar que el despliegue de la red es una asignatura en la que España aprueba con nota.

Los indicadores comparativos con los vecinos del Viejo Continente reflejan esa buena posición. España ocupó en 2020 el quinto puesto en el ámbito de la conectividad en la clasificación del DESI de la Comisión Europea. Y es el país con más fibra de Europa (en penetración de esta tecnología, Islandia, con un 70,7%, y Bielorrusia, con un 70,4%, superan ligeramente a España que se queda con un 62,8% con cifras de septiembre de 2020), según FTTH Council Europe. A pesar de que España sale bien parada en la foto europea, hay expertos que invitan a una cierta prudencia porque no ocurre igual frente a mercados más pujantes como el asiático. «En la parte de fibra, comparados con Corea del Sur o Japón, no estamos al mismo nivel, nos faltan cosas por hacer. No debemos caer en el triunfalismo de decir que somos los mejores, sino aspirar a jugar en la siguiente liga», dice Luis Miguel Gilpérez, expresidente de Telefónica España.

La cobertura de las diferentes tecnologías que soportan la conectividad de banda ancha avanza con paso firme en nuestro país. El 4G es prácticamente universal (99,9% en 2020), tal y como recoge el estudio ‘Cobertura de banda ancha en España en el año 2020’, elaborado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. Y la cobertura de banda ancha fija también progresa de forma notable. Atendiendo a las diferentes tecnologías, la cobertura de redes FTTH (fibra óptica hasta el hogar) llega al 85% de la población, mientras que el ADSL igual o superior a los 2 Mbps alcanza al 89% y el de 10 Mbps o más al 71%.

«A nivel de acceso estamos bien respecto a la media europea y tenemos unos precios bastante racionales, pero es verdad que hay pueblos concretos donde el acceso no es el mejor y también municipios en los que el 4G funciona bien a lo largo del año, pero en momentos donde aumenta la densidad de población, como el verano, sufren problemas», apunta Pere Tuset, profesor e investigador de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Cree que España camina en buena dirección, aunque «siempre hay espacio de mejora», que pasaría por incrementar la inversión para el despliegue de más fibra óptica y de tecnología 5G.

Leer más: https://www.abc.es/economia/abci-espana-busca-billete-millonario-tren-infraestructuras-digitales-202107120129_noticia.html