España | Proyecto de nueva ley telecom incluye reglas “más allá de las redes y los servicios”

Se establecen iniciativas a favor del despliegue de infraestructura y la compartición, con el ojo puesto en la universalización de servicios. También hay cambios en los servicios de emergencia y reglas para una mayor transparencia en la relación operador-usuario.

391

España presentó oficialmente el proyecto por el que se modificará la Ley de Telecomunicaciones con la promesa de que “va más allá del ámbito de las redes y los servicios de comunicaciones”. El ojo está puesto en cumplir con los desafíos locales en materia digital y alcanzar los objetivos planteados en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. También se habla de fortalecer los derechos de los usuarios y mejorar las comunicaciones de emergencia.

El proyecto, aprobado por el Consejo de Ministros, señala como contexto que el país tiene “una de las redes de telecomunicaciones más extensas y resilientes de Europa” y que cuenta con normativas que “sirvieron de inspiración para la redacción del Código Europeo de Comunicaciones Electrónicas”. Entonces, ¿por qué actualizar la ley? “Para incentivar e impulsar más las inversiones y alcanzar el objetivo de conectividad adecuada para toda la población”.

España ya aplicó algunas reglas con objetivos similares, entre ellas medidas para la instalación de infraestructuras comunes de telecomunicaciones en el interior de los edificios, la coordinación de obras civiles para posibilitar el despliegue de redes o la reducción de trámites administrativos para la instalación de radiobases. Desde esta base parte este proyecto, que “transpone la directiva 2018/1972 del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se establece el Código Europeo de las Comunicaciones Electrónicas”.

El nuevo texto introduce mejoras para facilitar el despliegue de redes a través de una regulación más flexible para alcanzar acuerdos de co-inversión entre operadores y un impulso a la compartición, dijo el gobierno en un comunicado. También establece compromisos voluntarios de acceso, menor carga administrativa, facilidades para la instalación de radiobases de baja potencia de cara a 5G e iniciativas a favor de un mercado secundario de espectro.

Adicionalmente, de no mediar cambios, se incorporarán las medidas de la denominada caja de herramientas de conectividad de la Unión Europea, lo que “impulsará la coordinación entre administraciones, estableciendo un punto único para la información y tramitación de permisos para el despliegue de redes, lo que agilizará su implementación”. Habrá un régimen de comunicación para los IXP y otro de comunicación para la instalación o explotación de cables submarinos que atraviesen en alguno de sus puntos a España.

Al mismo tiempo, se establece “una clasificación de los proveedores de servicio de comunicaciones electrónicas más adecuada a la realidad del mercado” y medidas para aumentar la transparencia de cara al usuario, como la incorporación de las condiciones detalladas de contratación en las facturas, reglas para la accesibilidad y la ampliación de derechos en materia de portabilidad numérica.

“El proyecto de ley obliga a garantizar la prestación de determinados servicios básicos como correo electrónico, herramientas de formación y educación en línea, noticias, redes sociales o banca online” como agregado a la idea de servicio universal, que se mantiene. Por último, se disponen cambios en el servicio 112, en concreto modificaciones técnicas que permitirán una ubicación más precisa de las personas en situación de emergencia y se establece la obligación para operadores de transmitir alertas públicas ante emergencias o catástrofes inminentes.