Esta vieja televisión era la culpable de que toda una aldea no tuviera Internet, te explicamos por qué

Conoce este curioso caso de cómo un aparato del siglo XX interfiere con la tecnología del siglo XXI, en este caso el Internet de una aldea galesa.

0
84

Fayerwayer-Kiko Perozo

Aberhosan es una aldea rural cerca de la localidad de Machynlleth, en Gales, y vivió un momento curioso con su Internet. La señal se perdía cada vez que un hombre de la localidad encendía su televisión.

Durante más de 18 meses los investigadores estuvieron buscando la causa. ¿Por qué demonios se quedaban sin la red, siempre desde las 7:00 de la mañana?

Aberhosan, Gales, es la sede de esta historia curiosa.

Los ingenieros examinaban con sumo cuidado cada cable para determinar el origen de la falla. Uno de ellos, Michael Jones, trabajaba para Openreach. Se unió a la frenética búsqueda.

Openreach es una proveedora de servicios de Internet que trabaja en el Reino Unido desde 2006.

“Era frustrante para nosotros el no poder descubrir lo que sucedía”, afirmó Jones en su narrativa. “Una mañana estuvimos buscando, casa por casa, y llegamos a un campo cercano a Llandrindod Wells”.

¿Cuál era el origen de la falla de Internet en la aldea?

Después de examinar las rutas, consideraron que la falla ocurría por un fenómeno conocido como SHINE (Ruido de impulso único de alto nivel, por sus siglas en inglés).

Es una interferencia que afecta a las instalaciones ADSL basadas en cables de cobre. Pero, ¿por qué?

Porque un habitante de la localidad encendía un televisor viejo, de segunda mano. El aparato afectaba la estabilidad de la conexión de Internet.

Una televisión antigua causó un caos en el servicio de Internet en un pueblo en Gales.

“La fuente del ruido eléctrico, que hallamos gracias a un analizador de espectro, llegaba hasta una propiedad en la villa. Aparecía cada mañana, a las 7:00 de la mañana, cuando el ocupante encendía su viejo aparato”.

Y con ello ocurría la interferencia en la señal de Internet en Aberhosan.

Al descubrir el caos que generaba, el pueblerino decidió no utilizar más su televisor. ¿Le habrán comprado uno nuevo?

Es un ejemplo más de cómo los aparatos del siglo XX pueden entorpecer los avances tecnológicos del siglo XXI.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here