¿Estamos empeorando el calentamiento global al aumentar nuestro consumo de Internet por Covid-19?

Los investigadores de la Agencia Internacional de Energía aseguran que el aumento de nuestro uso de Internet por las cuarentenas de Covid-19 no conducirá a mayores emisiones de carbono si las empresas invierten en energías renovables para enfriar sus centros de datos.

0
344

Nuestra dependencia de las tecnologías digitales se disparó en 2020 debido a las restricciones por la Covid-19, reemplazando la mayoría de nuestras interacciones sociales con videollamadas, correos electrónicos, mensajería instantánea y Netflix.

Precisamente, el aumento del tráfico web por las videoconferencias, juegos en línea y transmisión de video han alimentado las preocupaciones por el calentamiento global. Entre los meses de febrero y abril de 2020, el tráfico mundial de Internet aumentó casi un 40 por ciento, según la Agencia Internacional de Energía (AIE). Se pronostica que el tráfico se duplique para 2022.

Para lograr soportar toda esta actividad en línea se necesita un gran consumo de electricidad. Esto ha planteado la cuestión de si la digitalización puede conducir a un aumento en las emisiones de carbono, ahora y en un futuro próximo.

De acuerdo con una muestra de análisis de la AIE, los centros de datos que procesan y almacenan los datos de actividad en línea representaron 1 por ciento del uso global de electricidad en 2019. Pero a pesar del aumento del 60 por ciento en la demanda de centros de datos, la IEA estima que la energía requerida para alimentarlos se mantendrá estable hasta 2022.

Descarbonizar los centros de datos es una tarea fácil

Los investigadores de energía afirman que para evitar que nuestro aumento de actividades en línea tenga un impacto negativo en el medio ambiente, las empresas de tecnología deberán invertir en fuentes de energía limpias.

En comparación con otras industrias como la de aviación, los servidores de centros de datos son más fáciles de descarbonizar, ya que se han vuelto más eficientes en términos energéticos y cada vez más empresas tecnológicas están invirtiendo en energías renovables para enfriar sus servidores.

Por ejemplo, la empresa de centros de datos Green Mountain, en Noruega, utiliza la energía hidroeléctrica de los fiordos helados y ríos cercanos. Google utiliza el agua de mar reciclada para ahorrar energía al enfriar sus servidores en el centro de datos ubicado en Finlandia.

En tanto, otras empresas han instalado sus centros cerca del Círculo Polar Ártico para beneficiarse del aire naturalmente frío. Otros gigantes tecnológicos como Facebook, Google, Apple, Amazon y Microsoft ya se han comprometido a usar sólo energía renovable y alcanzar emisiones netas cero en las próximas dos décadas.

Sin embargo, los investigadores advierten que las tecnologías emergentes como las criptomonedas, la Inteligencia Artificial (IA) y las redes 5G podrían ralentizar los esfuerzos para abordar el calentamiento global al necesitar consumir una mayor cantidad de energía.

Aun con los cambios en los centros de datos, la AIE dice que para lograr reducir el calentamiento global es necesario que “los gobiernos implementen políticas climáticas sólidas para lograr reducciones de emisiones estructurales en todos los sectores”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here