El EastWest Institute (EWI) elaboró un informe donde identifica los desafíos y proporciona recomendaciones para crear un marco de gestión de riesgos, obtener los beneficios anticipados de la tecnología y posteriormente mejorar la confiabilidad, la aceptación y la adopción de las ciudades inteligentes por parte de los ciudadanos y las empresas.

En un contexto donde más de las tres cuartas partes de la población viven en ciudades y donde la tecnología inteligente está emigrando rápidamente para transformar la vida de las personas, aparecen nuevos desafíos y riesgos en la creación de ciudades inteligentes.

Es por eso que el EWI elaboró una hoja de ruta que brinda una orientación a los líderes urbanos.

Para EWI, lo más importante es prestar atención a la ciberseguridad, adquiriendo dispositivos seguros y utilizando la red para hacer cumplir la seguridad y el manejo de incidentes.

El segundo punto es garantizar la resiliencia cibernética, con sistemas a prueba de fallas que estén protegidos e incluyan redundancia.

El tercero es administrar la privacidad y los datos de manera responsable para proteger la información del ciudadano y garantizar la confianza del público. Esto se puede hacer mediante la contratación de un director de privacidad que se encargue de elaborar informes regulares sobre el estado de la protección de datos de los habitantes de la ciudad.

Por último, es necesario que el gobierno coordine y colabore con el despliegue de plataformas, involucrando a los ciudadanos y comunicado las decisiones.

Las ciudades inteligentes funcionan con nuevas tecnologías, sistemas novedosos y redes complejas diseñadas para supervisar y brindar servicios al público, a las empresas y al gobierno.

Es probable que dichos entornos que interconectan lo físico y lo digital muestren un comportamiento inesperado y un nuevo riesgo.

El informe concluye en que el riesgo de estas tecnologías debe gestionarse a través de constante aprendizaje e innovación.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here