Este brazo robot con músculos sintéticos levanta 7 kilos y parece sacado de una película de ciencia ficción

Su creador es un ingeniero polaco que lleva siete años trabajando en un robot de aspecto humanoide

170

Gizmodo-Carlos Zahumenszky

Łukasz Koźlik tiene un sueño: crear el robot humanoide más avanzado que el mundo haya visto nunca. Este ingeniero polaco experto en robótica ha dedicado los últimos siete años a ese sueño. De momento solo ha creado un brazo que levanta siete kilos, pero parece algo sacado de Westworld o Blade Runner.

Lo que Koźlik quiere es crear un robot cuyo cuerpo sea lo más parecido posible a un cuerpo humano. Para ello ha desarrollado un complejo sistema que parte de los músculos McKibben. Los McKibben son actuadores neumáticos que usan aire para funcionar. Son baratos y fáciles de fabricar, y tienen características muy similares a las de los músculos biológicos. Koźlik ha ido un paso más allá y ha modificado estos músculos para que funcionen con fluido y electricidad. También ha programado personalmente todo el complejo código necesario para controlar el movimiento de estos músculos artificiales.

La combinación es chocante, en el sentido de que se parece increíblemente a un brazo humano real. El robot hasta tiene “venas” y “sangre caliente”, ya que los músculos precisan de conductos que les suministren fluido lo bastante líquido. Los dedos de este brazo artificial se mueven con notable precisión, y eso que su creador aún está trabajando en el juego lateral de movimientos de cada dedo y en un sistema de sensores que permitan al brazo sentir el peso que sujeta para operar de forma más autónoma. Unido a un torso artificial en el que también está trabajando, el brazo es capaz de levantar tímidamente una pesa de siete kilos.

Puede parecer poco, pero es una barbaridad teniendo en cuenta que el antebrazo y la mano juntos solo pesan un kilo. En su punto de máximo esfuerzo, el brazo consume 200 vatios y su creador lo ha dotado de un sistema de baterías que lo hace portátil hasta cierto punto. El objetivo de Koźlik es crear un robot humanoide que no solo sea rápido y fuerte, sino que además sea barato de producir. Si te interesa ver su proyecto hecho realidad solo tienes que colaborar con su Patreon.