El 9 de mayo será una fecha decisiva para China Mobile, pues la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) votará una orden que rechaza la solicitud del operador chino para proporcionar telecomunicaciones en Estados Unidos.

China Mobile ha asegurado que su única intención es ofrecer servicios de intercambio internacional, circuitos de línea privada internacional, servicios de operador móvil virtual (MVNO) y servicios de datos en la nube, ofreciendo conectividad a sus clientes con presencia en ese país.

El argumento de la FCC y las agencias para el rechazo de la solicitud es porque resaltaron que China Mobile es una empresa estatal, sujeta a la supervisión de la Comisión de Supervisión y Administración de Activos Estatales (SASAC) de la República Popular China, representando riesgos sustanciales de seguridad nacional y de aplicación de la ley que no se pueden mitigar.

Las empresas SASAC tienen un representante del gobierno chino en sus juntas, además el gobierno y las fuerzas armadas chinas están asociados con el robo de propiedad intelectual, espionaje y sabotaje de activos estadounidenses, como el incidente en la Oficina Federal de Administración de Personal que comprometió 20 millones de registros personales con información confidencial.

Cabe señalar que desde 2011, cuando se presentó la solicitud de China Mobile, tuvo una extensa revisión por parte de diversos departamentos, entre ellos el de Seguridad Nacional, Justicia y el de Defensa, aunque el encargado de evaluar si la licencia era de interés público para Estados Unidos fue la Administración Nacional de Telecomunicaciones e Información (NTIA, por sus siglas en inglés).

Las empresas extranjeras que desean ofrecer servicios de telecomunicaciones dentro de Estados Unidos y sus territorios tienen que presentar cientos de documentos y describir cómo sirve al interés público y si su aplicación plantea problemas de seguridad nacional, de aplicación de la ley, de política exterior o de política comercial relacionados con su propiedad extranjera.

Es justo aquí donde la FCC señaló que “China Mobile USA es vulnerable a la explotación, la influencia y el control del gobierno chino”, señalando que la propiedad extranjera en sí misma no es un problema; pero el operador chino sería el único proveedor de telecomunicaciones operando en Estados Unidos, sujeto a las extensas leyes de vigilancia de su país.

China Mobile no convenció a la FCC de lo contrario y sólo aumentó la preocupación de que la influencia de la República Popular China sea aún mayor, debido a la importancia y las oportunidades que ofrecen los servicios de telecomunicaciones.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here