Estudiantes brasileños sufrieron por falta de equipos y acceso a Internet durante pandemia

La encuesta TIC Educación 2020 mostró cómo las escuelas mantuvieron sus actividades durante la pandemia de Covid-19 y cuáles fueron los mayores desafíos.

480

Ler em português

Las escuelas brasileñas adoptaron varias formas de continuar las actividades docentes durante la pandemia de Covid-19 en 2020, por medio de agendas para que los padres recogieran materiales impresos en las escuelas (93%), creando grupos en aplicaciones o redes sociales (91%) y grabando clases (79%), reveló la encuesta TIC Educación 2020, del Comité Gestor de Internet (CGI.br).

Pero las alternativas estuvieron acompañadas de desafíos, siendo el mayor de ellos las dificultades enfrentadas por los padres y tutores para apoyar a los estudiantes en las actividades escolares (93%), aunado a la falta de dispositivos –computadoras y teléfonos celulares, por ejemplo– y de acceso a Internet en los hogares de los estudiantes (86%), problema que afectó principalmente a estudiantes de escuelas públicas (93%).

“Los datos de esta edición de la encuesta muestran claramente que escuelas, educadores, padres y estudiantes buscaron formas de adaptarse al nuevo escenario, enfrentando problemas de infraestructura y conectividad para continuar con las actividades pedagógicas durante la pandemia”, dice Alexandre Barbosa, gerente del Centro de Estudios Regionales para el Desarrollo de la Sociedad de la Información (Cetic.br).

Escuelas

La encuesta reveló que, antes de la pandemia, sólo el 21 por ciento de las escuelas ofrecía contenido y actividades remotas a los estudiantes. El año pasado, el 87 por ciento de las escuelas adoptó al menos una actividad con uso de tecnologías.

El número fue impulsado principalmente por instituciones del área urbana, donde la adopción de tecnologías alcanzó el 96 por ciento. En el área rural, el número fue del 69 por ciento.

Conectividad en las escuelas

La encuesta también proporcionó información sobre la conectividad en las escuelas. En todo Brasil, el 82 por ciento de las instituciones tiene acceso a Internet. En el área urbana, esta cifra alcanza el 98 por ciento y, en el área rural, el 52 por ciento.

La región Norte de Brasil es la más afectada, con sólo el 51 por ciento de las escuelas con conectividad, seguida por el Noreste, con el 77 por ciento. Las regiones Sudeste, Sur y Medio Oeste tienen 94, 97 y 98 por ciento de escuelas con Internet, respectivamente.

Entre las escuelas sin acceso a Internet, las principales razones de la falta de conexión fueron la falta de infraestructura en la región (74%) y la falta de infraestructura en la escuela (71%).

En cuanto a la presencia de dispositivos digitales, la mayoría de las escuelas cuenta con computadoras de escritorio (91%) o portátiles (79%). El equipamiento está menos presente en las escuelas ubicadas en el área rural: el 76 por ciento de ellas tiene computadora de escritorio y el 65 por ciento tiene una computadora portátil, mientras que el 37 por ciento no tiene ningún dispositivo.

“El gran desafío es garantizar la disponibilidad de dispositivos digitales para uso pedagógico, tanto en lo que respecta a la presencia de equipos como a la cantidad y condición de conectividad de estos dispositivos”, explica Barbosa.

Subasta 5G

La subasta 5G puede mejorar la cantidad de instituciones con acceso a Internet, ya que el Tribunal Federal de la Unión ha determinado que la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) incluya compromisos relacionados con la cobertura escolar para las empresas ganadoras de la licitación.

Sólo con esta política, el Producto Interno Bruto brasileño podría crecer un 3.8 por ciento en 2025, según un estudio de Economist Intelligence Unit (EIU).