La Comisión Europea (CE) está buscando crear un mercado único de datos a través del desarrollo de una Ley de Servicios Digitales (DSA, por sus siglas en inglés). Al respecto, GSMA y ETNO dijeron que apoyan el esfuerzo de la CE e hicieron una serie de recomendaciones para incluir en el proyecto.

Para las organizaciones del sector de las telecomunicaciones, la DSA debe apoyar nuevas medidas para promover la competencia leal en los mercados digitales cuando sea necesario, ya que existen actores que ejercen “un poder excesivo de mercado” y “se involucran en prácticas abusivas” que generan barreras de entrada para nuevos jugadores y afectan a los usuarios.

A través de una declaración conjunta en el marco de la consulta pública sobre la DSA, las asociaciones señalaron que las grandes plataformas digitales que actúan como “porteros” del mercado suelen imponer términos y condiciones injustas; darse auto-preferencia; afianzan la posición de un servicio mediante la combinación de varios; restringen la interoperabilidad y acceso a componentes clave de software y hardware, entre otras fallas.

Por ello, ETNO y la GSMA pidieron que el nuevo marco normativo adopte una perspectiva europea sobre este tipo de prácticas que pueden perjudicar a empresas y a la innovación. Además, indicaron que la DSA tiene que pensarse bajo una visión armonizada en toda la Unión Europea, ya que las grandes tecnológicas operan en ecosistemas globales.

También solicitaron que se elabore una lista de prácticas comerciales desleales prohibidas, con el fin de evitar “los comportamientos abusivos más frecuentes y dañinos”. Y abogaron por adoptar “un enfoque dinámico caso por caso”, para identificar a las compañías que deben estar sujetas a regulación ex ante y así diseñar soluciones específicas a fin de asegurar la competencia.

En materia de comercio electrónico, la GSMA y ETNO recomendaron poner en el centro de la DSA los valores europeos, como la responsabilidad limitada para intermediarios en línea y la prohibición de obligaciones generales de seguimiento; al igual que reconocer la diversidad del ecosistema e intervenir cuando se detecte un daño específico.

Asimismo, observaron que la CE debe ser consciente de las libertades de Internet, por lo que se tiene que limitar el uso de “medidas cautelares de bloqueo” a nivel de red para que sea sólo un último recurso; dirigir la regulación a los servicios que desempeñan un papel activo en la difusión de contenido en línea para identificar y eliminar información dañina o ilegal; así como garantizar la proporcionalidad y preservación de derechos.

“La DSA tiene el potencial de ser uno de los ejercicios de política tecnológica más relevantes de nuestra generación. No sólo será relevante para millones de ciudadanos y empresas europeos, sino que también tiene el potencial de inspirar un nuevo enfoque global de los mercados digitales”, destacaron las asociaciones.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here