Exponen segunda propuesta para el aviso de la subasta 5G en Brasil

La nueva versión modifica la oferta de la banda de 3.5 GHz. En lugar de los 25 bloques de 10 MHz y la separación de 50 MHz exclusiva para proveedores pequeños, propone tres bloques nacionales de 80 MHz y siete bloques regionales de 60 MHz.

502

En Brasil se presentó una nueva versión para el aviso de subasta de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) de 5G; sin embargo, la versión final para la licitación será determinada en 2020. 

La nueva versión del consejero Emmanoel Campelo considera en gran medida la propuesta elaborada por el área técnica y, por lo tanto, cambia profundamente la versión inicialmente sugerida por el relator sobre este tema, Vicente Aquino. Hasta ahora, cada propuesta tiene dos votos; el consejero Moisés Moreira dictaminará el voto final en la siguiente reunión del Consejo Directivo. 

Segunda propuesta

La nueva versión de la licitación modifica la oferta de la pieza principal del espectro ofrecido: 3.5 GHz. En lugar de los 25 bloques de 10 MHz y la separación de 50 MHz exclusiva para proveedores pequeños, propone tres bloques nacionales de 80 MHz y siete bloques regionales de 60 MHz, con un límite de 100 MHz por compañía.

Si se requiere una segunda ronda, el bloque de 60 MHz se divide en tres bloques de 20 MHz. Los ganadores hacen compromisos de despliegue de backhaul de fibra óptica.

Además, prevé la oferta de 10 + 10 MHz en 700 MHz, que se otorgará por el plazo restante de las concesiones relacionadas con el aviso 4G. En este caso, el ganador asume la obligación de cobertura en las localidades fuera de la sede y en carreteras federales.

Recomendado: Brasil considera redes privadas en subasta 5G

En la banda de 2.3 GHz, la oferta será por un bloque de 50 MHz regional en las siete áreas definidas en la propuesta, cuya subasta implica obligaciones 4G en ciudades de menos de 30 mil habitantes. En este rango, no habrá una segunda ronda de disputas.

En la banda de 26 GHz, la propuesta prevé ocho lotes de 400 MHz, con un límite máximo de 1 GHz establecido. En este caso no hay obligaciones asociadas y en el caso de una segunda ronda, los bloques se dividirán en fragmentos de 200 MHz.

 “El objetivo es masificar las inversiones. En el momento en que la agencia tiene en el Plan Estructural de Redes de Telecomunicaciones un diagnóstico de brechas de infraestructura, es viable hacer que la subasta no sea recaudatoria”, apuntó Campelo.