Si bien es cierto que para muchos la idea del trabajo remoto es un sueño hecho realidad, para otros tantos se ha convertido en una pesadilla que la pandemia ha hecho cada vez más dura y que parece no tener fin.

Sin embargo, ante la emergencia sanitaria no hay más que tener paciencia y buscar nuevas formas de lidiar con un modo de trabajo desconocido y que puede resultar abrumador. Esta realidad fue la que movilizó al ingeniero de audio Stéphane Pigeon cuando recibió una inusual solicitud que se ha convertido en un recurso efectivo para las personas que buscan un sonido ambiental que les ayude a concentrarse en el trabajo.

El creador de myNoise.net ha registrado al menos 250 mil transmisiones de Calm Office, que consiste en sonidos propios de una oficina, como el de la copiadora o conversaciones de colegas; los usuarios pueden ajustar el volumen de algunos tonos y efectos de sonido mediante controles deslizantes animados.

Los sonidos ambientales no son nada nuevo, sin embargo, muchos de estos se enfocan hacia lo natural o pacifico como tormentas, pájaros, sonidos del bosque, entre otros. Estos canales están tradicionalmente dirigidos a estudiantes universitarios que buscan desconectarse y comenzar un flujo de trabajo sin interrupción. No obstante, la cuarentena creó nuevas necesidades entre los trabajadores administrativos que estaban acostumbrados al ajetreo diario y los sonidos que vienen con ello.

El auge de los sonidos de oficina

Al igual que Calm Office, Sound of Colleagues es una alternativa para personas que buscan sentir algo de “normalidad” en tanto mantienen el confinamiento; es un producto de dos agencias de publicidad suecas, Familjen Stockhol y Red Pipe, la cual presenta el sonido de una máquina de café, teléfonos, lluvia en la venta e incluso un perro.

Los sonidos se volvieron tan populares que crearon una lista de spotify aún más específica con títulos como “Colega molesto y una reacción sorprendente”, “oficina de los 90 con teléfonos fijos sonando”, entre otros.

De acuerdo con un estudio publicado en 2013 en la revista Noise Health, Nick Perham y su esposa y colega Helen Hodgetts encontraron que los ruidos de la oficina pueden afectar negativamente tanto el recuerdo en serie como las habilidades aritméticas mentales, particularmente cuando el ruido es muy audible o las conversaciones comprensibles; sin embargo, las listas de reproducción y los productos como myNoise y Sound of Colleagues ayudan a crear el “efecto balbuceo” que se experimenta en una cafetería, donde las voces y los sonidos se fusionan, ayudando a las personas a concentrarse bloqueando los sonidos molestos de fondo.

A pesar de que la pandemia nos ha tenido confinados por casi seis meses, es un hecho que no sabemos cuándo terminará, por lo que no está de más echar mano de herramientas que nos devuelvan un poco la ‘caótica tranquilidad’ a la que estábamos acostumbrados, mientras seguimos cuidando de nuestra salud.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here