Un nuevo reporte de Juniper Research revela que, como parte de las consecuencias económicas de la crisis por el COVID-19, los proveedores de dispositivos inteligentes podrían reducir su producción en los próximos meses, e incluso, la caída podría llegar a causar una brecha de ingresos de alrededor de 42 mil millones de dólares.

La investigación pronostica tres escenarios posibles para la recuperación del segmento: el primero, con recuperación favorable aproximada en el mes de diciembre de 2020. En un segundo escenario, las medidas de los fabricantes contra el COVID-10 serán ineficaces en los tres meses iniciales del periodo de pronóstico (marzo-mayo de 2020), y eso causará una reducción de 80 millones de dispositivos en los próximos nueve meses (12 mil millones de dólares en déficit). El último (y peor) escenario provocará un déficit de ingresos por envío de dispositivos de aproximadamente 42 mil millones de dólares en los próximos nueve meses.

Juniper Research destaca que los smartphones constituirán la mayor parte del déficit para las empresas en los próximos nueve meses, lo que representa más del 85 por ciento de los envíos perdidos. Anticipó que el virus también puede causar problemas a más largo plazo, incluido el desarrollo de nuevos dispositivos.

La investigación concluye que el déficit de los productores de dispositivos (teléfonos inteligentes, tabletas, robótica de consumo, altavoces inteligentes y dispositivos portátiles inteligentes) puede considerarse recuperable si los esfuerzos para mitigar el COVID-19 resultan exitosos.

La investigación instó a los proveedores de dispositivos a diversificar sus bases de proveedores de componentes, argumentando que hacerlo les permitirá garantizar que se llenen las brechas futuras en la cadena de suministro.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here