Facebook pagará 14 millones por una demanda por favorecer a extranjeros en sus contrataciones

El gigante tecnológico ha llegado a un acuerdo con el Departamento de Justicia en un caso de discriminación contra trabajadores estadounidenses iniciado por el Gobierno de Trump

100

El País-Luis Pablo Beauregard

Facebook ha llegado a un acuerdo con el Departamento de Justicia y el Departamento de Trabajo para pagar más de 14 millones de dólares en un caso de discriminación contra trabajadores estadounidenses. El gigante tecnológico fue demandado a finales de 2020 por el Gobierno de Donald Trump por reservar ilegalmente plazas en sus contrataciones para extranjeros altamente capacitados. El monto representa la mayor multa recolectada por el área de derechos civiles de la Justicia estadounidense en 35 años y es un nuevo golpe al coloso tecnológico a pocas semanas de una serie de filtraciones que ha minado aún más su reputación.

“Facebook no está por encima de la ley y debe cumplir con las leyes federales que prohíben prácticas discriminatorias de reclutamiento y de contratación”, ha señalado Kirsten Clarke, fiscal del área de derechos civiles en un comunicado emitido por el Departamento de Justicia. La compañía de Mark Zuckerberg pagará 4.75 millones de dólares al Gobierno y otros 9.5 millones a algunas de las víctimas. Parte del acuerdo alcanzado también obliga a la empresa a entrenar a sus empleados en prácticas para evitar la discriminación y a expandir los horizontes en su búsqueda de candidatos a puestos de trabajo.

El acuerdo anunciado de este martes puede enmarcarse en la óptica del “America First” (Estados Unidos primero) de Donald Trump. La querella contra Facebook fue iniciada en diciembre de 2020 por el Departamento de Justicia en los últimos días de la Administración del presidente republicano, quien llegó al poder con la promesa de defender los intereses de la mano de obra estadounidense olvidada por el desarrollo de otras economías. El fiscal inició la demanda después de observar que al menos 2.600 posiciones se ofertaron, entre enero de 2018 y septiembre de 2019, para extranjeros con visas H-1B. Este visado es para personal extranjero altamente capacitado que puede ocupar vacantes de especialistas. Facebook prometía regularizar con una residencia permanente, la famosa green card, a quienes fueran contratados bajo ese esquema.

Facebook, asegura la demanda, “usó métodos de reclutamiento diseñador para desalentar a trabajadores estadounidenses de aplicar a ciertas posiciones, como requerir que las solicitudes fueran enviadas solamente por correo; rechazaba considerar a los trabajadores estadounidenses que solicitaban esas posiciones y contrataban solamente a quienes tuvieran el visado temporal”. El Departamento de Justicia, tras una investigación hecha a inicios de este año, considera que la empresa violó las mismas normas que impiden que los inmigrantes sean rechazados en un proceso de contratación: que nadie pueda ser discriminado por un empleador por su ciudadanía o su situación migratoria.

La demanda fue percibida por los analistas como una escalada en las tensiones entre los gigantes de Silicon Valley y el Gobierno de Trump, crítico con el número de extranjeros en la industria tecnológica. La Administración republicana rechazó el 21% de solicitudes de visado H-1B en 2019, un agudo incremento desde el 6% que fue negado cuatro años antes, aún bajo el Gobierno de Barack Obama. Trump prohibió totalmente este tipo de visas en dos ocasiones. La primera recién llegado al poder, en 2017. La segunda en junio de 2020, una decisión tomada en medio de la pandemia, que fue tumbada por el Poder Judicial en los tribunales.

La compañía quiere cambiar su nombre, según ‘The Verge’

Facebook planea cambiar la marca de la empresa con un nuevo nombre la próxima semana, según informó el medio especializado The Verge, citando una fuente con conocimiento directo en el asunto. Según esta información, el anuncio se hará en la conferencia anual de la empresa el próximo 28 de octubre, aunque es posible que la nueva denominación se conozca antes. Los portavoz de la compañía consultados por The Verge no quisieron hacer ningún comentario.

El cambio de marca posicionaría la red social Facebook como uno de los muchos productos de una empresa matriz, que también supervisa grupos como Instagram, WhatsApp u Oculus. También podría servir para separar aún más el proyecto futurista del metaverso, en el que se centra ahora la empresa, del intenso escrutinio al que la compañía está siendo sometida por la forma en la que operan sus plataformas sociales. 

Facebook no sería la primera gran empresa tecnológica en cambiar el nombre de la compañía. En 2015, Google se reorganizó por completo bajo un holding llamado Alphabet, en parte para indicar que ya no era solo un motor de búsqueda, sino un conglomerado en expansión con empresas que fabricaban automóviles sin conductor y tecnología de la salud.