Reforma Frida Andrade

México está lejos de poder incorporar vehículos autónomos en su territorio.

De acuerdo con “El Índice de preparación de vehículos autónomos 2020”, elaborado por KPMG internacional, el País es de los menos preparados para este tipo de automóviles.

De un total de 30 naciones consideradas, se ubica en la posición número 28 en el ranking de este año.

Las principales complicaciones por las que no está preparado son la baja disposición del Gobierno para el cambio de tecnología, la falta de políticas y regulaciones para estos autos y las pocas asociaciones industriales existentes, se destaca en el reporte de dicho índice.

Esa serie de hechos refleja que la implementación mexicana de estos vehículos, junto con otras nuevas tecnologías de transporte y energía limpia, está en espera con el Gobierno actual, refiere en el reporte Ignacio García de Presno, socio líder de Infraestructura de KPMG en México.

El directivo destacó que el Gobierno se ha centrado en industrias más antiguas, como ocurrió en julio de 2019 cuando adjudicó contratos para construir una nueva refinería de petróleo en la ciudad portuaria de Dos Bocas.

En contraste, Singapur es la nación más preparada para adoptar estas tecnologías, pues lidera el conteo del más reciente índice elaborado por KPMG.

Desde enero de 2019, Singapur cuenta con un borrador de normas nacionales para tales vehículos, así como un marco voluntario de gobernanza, este último actualizado en enero de 2020 con consideraciones sobre cómo los autos deben generar resultados consistentes.

En la segunda posición se ubican Los Países Bajos y el tercer lugar es ocupado por Noruega.

García de Presno agregó que pese a las presiones que pudiera hacer el sector privado para alentar la inversión, el hecho de que ocurra algún cambio en la política es poco probable hasta las próximas elecciones federales en 2021.

Entre las ventajas del País para el desarrollo de estas tecnologías está la cercanía con Estados Unidos, comentó.

“Tarde o temprano nos emparejaremos con ese país (Estados Unidos), ya que compartimos frontera y somos uno de sus principales aliados comerciales; sin embargo, para lograr un avance, el primer paso debe darlo el Gobierno, el cual debe establecer las condiciones para que tanto el sector privado como las universidades puedan trabajar en él”, dijo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here