Elon Musk informó en Twitter que una de las fábricas de Tesla en Nevada fue blanco de un ataque de ciberseguridad “grave”, pero un empleado de la compañía ayudó al FBI a impedir el ataque.

De acuerdo con un comunicado emitido por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el empleado de Tesla alertó al FBI presentando una denuncia donde acusó a un ciudadano ruso llamado Egor Igorevich Kriuchkov, de 27 años.

El empleado de Tesla dijo que Kriuchkov le prometió un incentivo de un millón de dólares si lo ayudaba a introducir un malware en el sistema de la compañía.

El malware tenía como objetivo extraer datos de la red y luego amenazar a la compañía para obtener un rescate. Según el FBI, Kriuchkov pertenece a un grupo encargado de operaciones de ransomware a empresas.

La agencia federal informó que el grupo al que pertenece Kriuchkov también realizó otros ataques similares, aunque no se mencionaron las empresas afectadas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here