La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos negó una solicitud de China Mobile para operar en el mercado estadounidense y brindar servicios internacionales de telecomunicaciones, con la justificación de que la relación con el gobierno chino podría amenazar la seguridad nacional y aplicación de la ley.

El presidente de la FCC, Ajit Pai, ya había manifestado públicamente su desacuerdo con otorgar el permiso. Explicó que, dado que China Mobile es operada y controlada por el gobierno, esto podría significar que tuviera acceso a información de inteligencia para ser usada en contra de agencias gubernamentales, ya que China se ha visto envuelta en intrusiones informáticas y espionaje económico.

China Mobile había presentado su solicitud en Estados Unidos desde 2011.

Después de conocer la negativa unánime de la FCC, la compañía declaró que el gobierno estadounidense debería proporcionar un entorno de inversión no discriminatorio con las empresas chinas.

Además, consideró que los legisladores tomaron una decisión “fuera de los principios de la economía de mercado y contradice la tendencia de la globalización económica”.

La situación se da en un contexto de presión por parte de la administración de Donald Trump. Por ejemplo, los aranceles en productos chinos por un valor de 200 mil millones aumentaron de 10 a 25 por ciento la semana pasada. El mandatario también amagó con aplicar un incremento similar a los productos de 325 mil millones, ya que el acuerdo comercial con China ha sido lento.

Otras empresas de ese país han tenido conflictos con el gobierno estadounidense. En enero, Huawei fue acusada por las autoridades federales de robar tecnología y violar las sanciones estadounidenses contra Irán; a la par, EE.UU. la ha catalogado en una lista negra por amenaza de espionaje, y le fue prohibido participar en el desarrollo 5G dentro de ese mercado.

Luego de la votación de la FCC, el comisionado Brendan Carr pidió que se revoquen las licencias de interconexión a otros operadores chinos, debido a que también podrían representar riesgos contra la seguridad del país. “Las amenazas a la seguridad han evolucionado a lo largo de muchos años desde que esas compañías obtuvieron los derechos de interconexión a principios de la década de 2000”, expresó.

2 COMMENTS

Comments are closed.