Pisapapeles – José Carvajal Vega

El proyecto para construir la Fibra Óptica Austral (FOA) fue ideado y licitado durante el gobierno de Michelle Bachelet, siendo inaugurado durante el 2018 por el Presidente Sebastián Piñera. El FOA, cuenta con 2.800 kilómetros que buscan conectar desde Puerto Montt a Puerto Williams, teniendo un costo de US$100 millones para el Estado.

Durante el 2017, la subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), licitó el proyecto a la compañía de telefonía CTR, la que construyó el trazado junto a Huawei. La construcción cuenta una capacidad de 16 terabit por segundo (Tbps), lo que significa 2.5 veces más que todo el tráfico internacional que tiene el país completo. Con dichas especificaciones, se esperaba que el proyecto permitiera realizar el paso de 3G a 4G, e incluso llegar con servicios hogar, a las zonas más extremas de Chile.

Lo anterior, contrasta con la situación actual: CTR no ha logrado grandes contratos hasta la fecha, sólo proyectos menores y la subsecretaria, Pamela Gidi, ha tenido que dar más de una explicación por la situación. “No es aceptable que US$100 millones de inversión pública completen seis meses sin uso”, señala la ex autoridad de la Subtel, Rodrigo Ramirez.

Sin arrendatarios

Como CTR es la empresa dueña del proyecto, subvencionada por el Estado, es esta quien debe lograr los contratos de arrendamiento con otros operadores, quienes siguen prefiriendo llevar sus servicios a través de Argentina para llegar al extremo sur de Chile. Según Ramirez, esto último se debe a las compañías que operan en el país, “no pueden dejar de contratar los servicios de sus relacionadas” en el país vecino, refiriéndose a Movistar y Claro.

Las tarifas para arredar el servicio, junto con infraestructura ya trazada, serían alguno de los impedimentos de lograr huéspedes para el servicio. Incluso, esto último es lo que habría ocurrido con Movistar, quien ya desplegó su propia red en Magallanes, por lo que conectarse al troncal del FOA significarían nuevos trazados, los cuales no realizarán. A pesar de eso aseguran estar agradecidos de contar con la opción y esperan evaluar su uso en la “pos-pandemia”.

Ni el 1%

Sin embargo, hasta ahora se le han dado ciertos usos menores. Esto, porque Entel ya cuenta con dos contratos con CTR para los servicios con los que llegó a Caleta Tortel y próximamente a Puerto WilliamsRespecto a este último, el gerente de Regulación de la compañía, Manuel Araya, sostiene que el “proyecto ya está en marcha, pero debemos cumplir los resguardos sanitarios, por la seguridad de la comunidad y nuestros trabajadores, por lo que esperamos terminar los trabajos de conexión a mediados de octubre. Cuando dicho proyecto esté terminado, buscaremos sinergias para mejorar la conectividad en otras zonas de la región.”, asegura.

Según Patricio Morales, gerente general de CTR, los contratos ya cerrados con Entel no significan ni el 1% de la capacidad con la que cuenta el proyecto. A pesar de esto, asegura que ya existen conversaciones para conectar centros científicos de la zona así como futuros ser de big data. Además, espera que con la baja de precios gestionada con Subtel, permita que las demás empresas se unan al servicio durante el próximo año.

El rol de Subtel
Ante toda esta situación, la subsecretaría de Telecomunicaciones ha sostenido reuniones con las empresas para “incentivar” el uso de la infraestructura. Además, realizaron un llamado para que las demás compañías puedan realizar las evaluaciones técnicas para conectarse al proyecto FOA.

Para el Rodrigo Ramirez, el Gobierno podría, mediante decreto o resolución, obligar a las empresas para que el tráfico nacional se realice a través de infraestructura chilena y no del país vecino. Aludiendo a la importancia de no depender de estos servicios de redes externas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here