Xinhua,

Yasmany Romero es un típico adolescente cubano con ganas de celebrar su cumpleaños en los próximos días en el barrio de Víbora Park, en La Habana, donde vive junto a su madre y su abuela.

Sin embargo, la de este año será una celebración particular en medio de la propagación de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en Cuba, lo cual ha llevado al gobierno a promover el distanciamiento social entre los ciudadanos.

“Mis amigos y yo nos encontraremos en redes sociales para disfrutar una sesión de ‘karaoke online’, en vez de ir a bailar a un club nocturno, que era lo previamente planeado. Es tiempo de ser responsable”, dijo Romero a Xinhua en conversación telefónica.

Agregó que esta fiesta de cumpleaños sería muy diferente a las que ha realizado antes.

Tras la cancelación de eventos públicos, los cubanos han encontrado en las plataformas digitales un espacio para permanecer comunicados y entretenidos en un país donde más del 50 por ciento de la población tiene acceso a internet, de acuerdo con el Ministerio de Comunicaciones de Cuba.

“Durante el mes de marzo hemos vendido un alto número de tarjetas prepagadas para conectarse a internet”, señaló Yalile Rivero, vendedora en una oficina comercial de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba.

Aseguró que muchas personas que radican en áreas pobladas evitan el contacto físico.

Los cubanos pueden acompañar sus fiestas “online” con música en vivo, ya que músicos en la nación caribeña se han sumado a la iniciativa global de ofrecer conciertos a través de Internet para mantener el contacto con las personas que se mantienen en condición de autoaislamiento en sus casas.

El músico cubano Alexander Abreu, director de “Habana de Primera” está entre ellos.

“Me sumo porque creo que es una forma de aportar algo positivo a todo lo que está pasando en el planeta. La música es un refugio de paz para muchas personas”, comentó Abreu a periodistas.

Yamilé Pérez, quien dirige una academia de salsa en el centro histórico de la capital, cree que los ciudadanos deben ser creativos y encontrar formas diversas de usar el tiempo libre mientas permanecen en sus hogares por causa de la COVID-19.

“Yo promuevo una fiesta ‘online’ dos veces a la semana. Doy clases interactivas a través de Internet a decenas de personas en el mundo. Gracias a la música ellos sienten que no están tan solos. Funciona como una terapia contra el estrés. Los tiempos de mayor proximidad física volverán”, destacó la joven de 26 años.

Como en otros países de América Latina, las autoridades en Cuba han llamado a los ciudadanos a incrementar el distanciamiento social para disminuir las probabilidades de contagio con el virus.

“El Plan de Control y Prevención en Cuba incluye la aplicación de medidas más severas para limitar las concentraciones masivas de personas”, informó José Raúl de Armas, funcionario del Ministerio de Salud Pública en la isla.

Para los cubanos que gustan de los conciertos, la música y las reuniones familiares constituye un gran reto acostumbrarse a la idea de disminuir el contacto social, un vacío que fiestas de cumpleaños como la de Yasmany intentan llenar.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here