Francia oficializa liberación de la parte baja de 6 GHz para Wi-Fi 6E

502

La Autoridad de Regulación de Comunicaciones Electrónicas (Arcep) de Francia realizó el anuncio oficial sobre la liberación de la parte baja de la banda de 6 GHz (5,945 MHz – 6,425 MHz) para Wi-Fi 6E, en línea con el resto de la Unión Europea y que deja el segmento superior (6,425 MHz – 7,125 MHz) pendiente para determinar más adelante su uso en 5G o Wi-Fi 6.

A finales de julio, la Arcep publicó su primer proyecto de decisión sobre la banda, en la que determinaba que los sistemas de acceso inalámbrico podrán operar “libremente en la banda de frecuencias de 5,945 – 6,425 MHz […] sujeto al cumplimiento de las condiciones técnicas establecidas en el Anexo de esta Decisión”.

En junio, la Comisión Europea (CE) armonizó las frecuencias de la parte baja de 6 GHz para su uso en Wi-Fi 6E (que toma la E en 6 GHz). Se pusieron a disposición 480 MHz de espectro, de 5,945 MHz a 6,425 MHz. Esta decisión permitiría avanzar en el despliegue de Wi-Fi 6E, mientras se determina el mejor uso para el resto de la banda.

Los Estados miembros tenían hasta el pasado 1 de diciembre para adoptar las medidas fijadas por la Comisión. Francia esperó a la fecha límite para publicar la resolución No. 2021-2184 del 14 de octubre de 2021, para oficializar la liberación de la banda.

El debate alrededor de la banda de 6 GHz se ha mantenido entre distintas industrias que la consideran un segmento importante para la continuación o la mejora de sus servicios. Compañías de Internet como Facebook y Amazon habían impulsado el uso total de la banda de 6 GHz para Wi-Fi 6, mientras que la industria de telecomunicaciones, a través de la GSMA, recomendaba reservar una porción de la banda para uso en 5G.

Mientras China ya destinó los 1,200 MHz de espectro que componen esta banda a servicios celulares, en el continente americano todos los países que han tomado alguna decisión al respecto han destinado la totalidad de la banda para su uso en Wi-Fi 6E.

La GSMA había recomendado a los países esperar a la próxima Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones a celebrarse en 2023, cuando se determinará el mejor uso para la banda. El continente europeo retomó esta recomendación, por lo que sólo liberó una parte de 6 GHz para su uso en Wi-Fi, mientras el resto quedará pendiente a los resultados de la conferencia.

Este segmento del espectro posee importancia no sólo para las industrias celulares o de Wi-Fi, sino también para otro tipo de comunicaciones que actualmente están presentes en la banda, como enlaces satelitales y de microondas. En ese sentido, los países europeos han puesto restricciones a su uso: dispositivos Wi-Fi de baja potencia en interiores y de muy baja potencia en exteriores para reducir al mínimo la interferencia con otros dispositivos.