La Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria, Medio Ambiente y Trabajo (ANSES) de Francia dio a conocer su opinión sobre los efectos en la salud causados por las ondas que emiten los teléfonos móviles al usarse cerca del cuerpo. Si bien éstas no representan un peligro grave e inmediato, no se puede excluir la aparición de efectos biológicos en un futuro.

Los Ministros de Transición Ecológica y Solidaria, de Salud, así como de Economía y Finanzas, apoyados por la Agencia Nacional de Frecuencias (ANFR), implementarán medidas de precaución apegadas a las recomendaciones de la ANSES.

En primer lugar, el gobierno francés solicitará a la Comisión Europea reforzar los requisitos para los nuevos teléfonos móviles en el mercado; las pruebas deberán realizarse en contacto con el aparato y no a cinco milímetros como se hace actualmente, para tener una exposición real del usuario.

La información del usuario se reforzará a través de herramientas desarrolladas por la ANFR. Entre ellas se encuentra completar la aplicación móvil “Barras abiertas” que le permite al usuario conocer las emisiones de su modelo de teléfono móvil. Además, las distancias de uso recomendadas para los teléfonos verificados estarán en el sitio web de la ANFR.

La tercera recomendación es que el gobierno reúna a los principales fabricantes para realizar de manera voluntaria una actualización del software de sus modelos puestos al mercado, antes de que apliquen las normas de emisiones más restrictivas.

Y por último, el control de la ANFR sobre los productos comercializados tendrá un incremento en 2020 de 30 por ciento.

Las medidas no son sólo responsabilidad de la autoridad, el usuario también debe cumplir con otros rubros, como usar manos libres, buscar áreas con buena recepción, evitar sostener el celular con el oído en el transporte, elegir un teléfono móvil con baja tasa de absorción y evitar conversaciones largas; así reducirá su exposición a las frecuencias de radio.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here