El Economista – Nicolás Lucas

Francisco Aguirre Gómez deja la dirección general de Grupo Radio Centro (GRC) a partir del sábado 15 de junio, tras doce años de haber sido el jefe omnipotente de esa compañía que logró el 66.87% de la audiencia total en la Ciudad de México al arranque de 2019, más una cartera de 200 estaciones de radio AM/FM repartidas por todo México, operaciones en Estados Unidos y un canal de televisión para la capital por salir al aire en octubre, pero también con pasivos totales por 3,084.95 millones de pesos al cierre de 2018 y una mala suerte que se desató desde abril de 2015 con el tropiezo de GRC en la licitación IFT-1 de televisión digital, el sueño que Aguirre acarició en los últimos 53 años.

Juan Aguirre Abdó, de 28 años de edad, sucederá a su padre como el tercer Aguirre en dirigir lo que su abuelo Francisco empezó en 1946 como Organización Radio Centro, con dos estaciones de amplitud modulada, la 1030 y el 790 de la CDMX hoy apagadas; que después se convertiría en el primer grupo radiodifusor mexicano en cotizar en Wall Street y la Bolsa Mexicana de Valores, para entonces ya con una cadena nacional de radio a través del sistema OIR y con un pie en las telecomunicaciones vía los capitales depositados en la telefónica Maxcom, que junto a la marca de Internet To2.com, poco lograron prosperar al inicio de los años 2000.

Aguirre Abdó empezará su liderazgo en GRC en un tiempo en que la relación industria-gobierno se finca en un nuevo marco legal y regulatorio aplicable desde 2014, en que la era de los ritos y la entrega de concesiones de espectro sin análisis de mercado y a discreción a la que estaban acostumbrados los industriales de la radiodifusión ha dejado de existir. La sucesión de jefes en Radio Centro es la segunda que ocurre en menos de dos años para una histórica y poderosa compañía de radiodifusión, pues el otro ejemplo fue el ocurrido con Grupo Televisa en 2017.

El líder de la familia Aguirre sale de Radio Centro en un momento peliagudo para la compañía, pues su hijo tendrá que recomponer los planes del grupo y la relación con los otros industriales del sector con los que se enojó su padre al comienzo de 2018 por discrepancias en ratings y audiencias, apenas estrene su nueva oficina en el corporativo de Constituyentes 1154, un edificio que también vendió su padre a una empresa filial del grupo para compensar los estados financieros de GRC que desde 2015 se miran en rojo para cumplir entonces con el pago obligatorio de 415 millones de pesos por haber desistido en el último minuto de una cadena de televisión de 123 canales, con la que Radio Centro hubiera creado la tercera televisora de este país ante TV Azteca y Televisa, pero que se malogró, porque Francisco Aguirre no consiguió a tiempo los 3,058 millones de pesos que prometió para echarla andar.

Aguirre Abdó está obligado a devolver la confianza a sus inversionistas y mantener contentos a los bancos que han facilitado múltiples créditos a Radio Centro en los últimos y difíciles cuatro años, principalmente a BanBajío, quien ha salido al rescate del grupo en más de una ocasión, la última vez, en 2017, con un préstamo de 232.8 millones de pesos. GRC ha tenido que garantizar con la prenda de todo lo que significa Radio Red que cumplirá con sus compromisos, según los reportes financieros de la empresa a la BMV.

Sobre todo, Aguirre Abdó tendrá que maniobrar para mantener viva la fuente de trabajo que da sustento a las 850 familias que al cierre de 2018 todavía dependían directamente del futuro de GRC, un porvenir que hoy roza la incertidumbre ante el anuncio del 3 de mayo de 2019 de Standard & Poor’s acerca de que ha puesto en revisión negativa a la nota de Radio Centro.

Grupo Radio Centro solicitó hace unos días, el 29 de abril, una prórroga de 30 días hábiles para presentar su reporte financiero en lo que toca al primer trimestre de 2019, por tanto hoy sólo es posible conocer que GRC ingresó 1,388.89 millones de pesos en todo 2018 y que tuvo una pérdida neta de 183 millones de pesos en el año, que sería poco ante las versiones que apuntan a que sus compromisos con el fisco mexicano sumarían cerca de 1,000 millones de pesos.

Los activos totales de la empresa sumaban 6,392.33 millones de pesos al cierre de diciembre de 2018.

Francisco Aguirre, en un tiempo como director y en otro como jefe máximo de GRC desde 2007, consiguió la expansión de Radio Centro en la Ciudad de México y allende la capital; en 1992 negoció con Grupo Siete la renta de la 92.1 XHFO-FM para meter allí a la estación más escuchada de todo México, “La Z”. Después, en 1995, convino con InfoRed el traspaso hacia GRC de las señales de Radio Red AM/FM y Alfa 91.3; más tarde compró la 690 XEN-AM que renombró como “La 69” y la relanzó con el periodista Jacobo Zabludovsky como carta fuerte, pues éste transmitió durante trece años allí y hacia 2016, Aguirre Gómez resolvió fusionar a Controladora Radio México y GRM Radiodifusión para ampliar a Radio Centro hasta las 200 señales de alcance. También, en 2017, logró la renovación de varias de sus concesiones de AM/FM en esta plaza por alrededor de 224 millones de pesos, equivalentes al 20.5% de los ingresos totales de GRC para ese año.

La transacción con InfoRed evolucionaría después a acuerdos directos con el periodista José Gutiérrez Vivó y de allí, a una batalla legal legendaria entre las partes valuada en 21 millones de dólares de la que todavía hoy no se sabe bien a bien cómo quedó su resultado final.

El crecimiento de Radio Centro en el Valle de México llevó a sospechar a la autoridad reguladora, el Instituto Federal de Telecomunicaciones, si este grupo radiodifusor cuenta la posibilidad de influir en el mercado con sus prácticas comerciales, pero hasta la fecha Radio Centro ha librado todos esos pensamientos, en al menos dos ocasiones bien documentadas.

A Juan Aguirre Abdó tocará renovar la concesión de la 88.1 FM de la Ciudad de México que vence en 2019; decidir si renueva los acuerdos de GRC con Grupo Siete o si deja ir la 92.1, y a su vez también debe analizar la venta de la frecuencia de los 93.9 MHz de Los Ángeles que arrastra los estados financieros de la compañía, pues “Radio Centro 93.9 KXOS-FM” reportó pérdidas por 183.2 millones de pesos al grupo en 2018, una profundización de 28.8% frente a las pérdidas de 2017. Vender esa emisora no solucionará todos los aprietos económicos de la empresa, pero sí pudiera dar un respiro a GRC, ya que la frecuencia de los 95.5 MHz de Los Ángeles, de un tercer grupo, recientemente se vendió en 43 millones de dólares.

Francisco Aguirre se marcha de la dirección de Grupo Radio Centro, pero los reportes a Bolsa indican que él todavía, hasta este miércoles 15 de mayo, es dueño del 36.32% de las acciones de la compañía y que posee además otro paquete accionario de Controladora GRC, que por su lado posee el 32% de la empresa.

Hereda además estaciones compradas por el grupo en la IFT-4, una en Campeche y otra en la joya turística de México: Cancún y todas por un total de 250.9 millones de pesos. Pero también deja apagadas las frecuencias por donde un día transmitieron “El Fonógrafo” y “Formato 21”, entre otras. La duda está en si también perdió definitivamente hace unos días tres estaciones en Monterrey por no renovar a tiempo sus permisos, con lo que estaría perdiendo el 50% de sus señales concesionadas en esa zona de cobertura.

Y aunque a últimas fechas las estaciones de GRC han perdido cuota general de audiencias, la firma de análisis INRA –con la que Francisco Aguirre enfrenta una demanda– informa que el grupo atrajo a sus bocinas a 2 millones 323,238 oyentes netos cada día de marzo de 2019, aún con tres emisoras netamente apagadas y con otras frecuencias “combinadas” con dos conceptos. Sólo La Z llega a 537,000 escuchas aquí, según datos de INRA.

Por su lado, Nielsen aseguró que a enero del 2019, Radio Centro poseía 66.87% de la audiencia general en la Ciudad de México. 

Aguirre Gómez todavía tuvo tiempo de montar una antena de televisión en los límites occidentales de la Ciudad de México con el Estado de México, que a 106 metros de altura, pretende servir a todo el valle central y hasta los cielos de Pachuca, Cuernavaca y los volcanes, si Juan Aguirre, como tercera generación de líderes de Grupo Radio Centro, lanza el canal 8.1 digital XHFAMX-TDT y logra cumplir el histórico sueño de su padre, y de paso lleva a GRC a los medios digitales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here