Fundador de Reliance Industries, Mukesh Ambani, se posiciona como el quinto más rico del mundo

856

Mukesh Ambani, fundador y presidente del conglomerado indio Reliance Industries, se apoderó del quinto lugar en la lista de multimillonarios en tiempo real de Forbes.

Su patrimonio neto aumentó de 69.9 mil millones de dólares a 75.1 mil millones de dólares en tan sólo dos semanas, gracias al aumento en los precios de las acciones de Reliance Industries (RIL), que cuenta con las compañías de telecomunicaciones Reliance Jio y de servicios digitales Jio Platforms.

Ambani ha superado a Elon Musk, Larry Elison y Warren Buffet, posicionándose justo detrás de Mark Zuckerberg, y convirtiéndose en el único magnate asiático en la lista de las 10 personas más ricas del mundo. Desde abril, RIL ha recaudado cerca de un billón 520 mil 560 millones de rupias (aproximadamente 26 mil millones de dólares), provenientes de inversores y empresas tecnológicas a quienes les ha vendido el 33 por ciento de Jio Platforms.

Entre los inversionistas se encuentran el fondo soberano de riqueza de los Emiratos Árabes Unidos, Mubadala, el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita, Qualcomm Ventures, Intel Capital, Silver Lake, Vista Equity Partners, KKR, General Atlantic, Facebook y Google. Estos dos últimos gigantes compraron acciones de Jio Platforms, por 5.7 y 4.5 mil millones de dólares, respectivamente.

Uno de los propósitos de Ambani con estas inversiones es apoderarse del mercado de la venta online y darle batalla a Amazon y Walmart, a través de la plataforma JioMart. Pero necesita más que el apoyo de estas compañías e inversores, ya que su éxito dependerá de la capacidad de los pequeños comercios para adaptarse a la demanda en Internet.

En mayo de este año, JioMart fue desplegada en 200 ciudades indias, sin los resultados esperados. Los clientes se han quejado del servicio y de la calidad de las verduras, así como de la falta de productos y el retraso en los reembolsos. Para Satish Meena, analista de Forrester Research, Reliance no tendrá “una tarea fácil”, porque necesitará “una infraestructura de entrega y una satisfacción de los clientes sólida”.