Un grupo de compradores potenciales dijo a Reuters que está preparando ofertas para adquirir la marca inalámbrica de prepago Boost Mobile en una próxima venta que valora la filial de los operadores T-Mobile y Sprint en hasta 3 mil millones de dólares.

El acuerdo de fusión entre ambos operadores en Estados Unidos obtuvo recientemente la aprobación de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés), luego de que T-Mobile y Sprint ofrecieran concesiones, además de la venta de Boost, para reducir la participación de mercado de la empresa combinada en el negocio inalámbrico prepago, donde los clientes pagan por el servicio telefónico a principios de mes y no están obligados a pasar una verificación de crédito.

Los servicios de prepago como Boost, Metro (de T-Mobile) o Virgin Mobile (de Sprint) tienden a ser solicitados por consumidores de bajos ingresos o personas con ningún acceso al crédito.

Mientras T-Mobile y Sprint están en espera de la decisión del Departamento de Justicia (DoJ), las partes interesadas ya están preparando ofertas.

Se espera que el proceso de venta inicie después de la revisión del DoJ.

Issa Asad, fundadora y directora General de Q Link Wireless, una marca prepago y tercer proveedor de planes móviles con asistencia federal, dijo a Reuters que están preparando un paquete para ofertar por Boost, con un respaldo de capital privado, y podrían pagar entre 1.8 mil millones y 3 mil millones de dólares.

El precio, comentó, dependerá de la calidad de los clientes de Boost, como su nivel de abandono o la tasa de cancelaciones de los clientes, los dispositivos que utilizan y el tipo de plan de teléfono en el cual se encuentran, ninguno de los cuales las compañías han revelado.

Analistas de Cowen estimaron que Boost Mobile tiene entre siete y ocho millones de clientes, y que una transacción podría valuarse en 4 mil 500 millones de dólares si el acuerdo incluyera el espectro inalámbrico o las ondas aéreas que transportan datos y las instalaciones.

Stephen Stokols, director Ejecutivo de FreedomPop, declaró que un grupo de capital privado no revelado con el cual está hablando ha colocado el valor futuro de Boost en alrededor de 4 mil millones de dólares, como en una oferta pública inicial.

Aunque FreedomPop no es un licitador, Stokols dijo que está aconsejando a un grupo de capital privado que prepare una oferta que, si tiene éxito, cree que el grupo combinaría su adquisición con FreedomPop y lo haría dirigir una compañía combinada con los activos de Boost.

Peter Adderton, fundador de Boost Mobile que vendió el negocio de Estados Unidos a Nextel en 2004, que luego fue adquirido por Sprint, también dijo que está interesado en recomprar Boost.

Adderton mencionó que él y sus abogados han instado a los reguladores a exigir que T-Mobile y Sprint también se desprendan de espectro inalámbrico para garantizar que Boost sea un competidor viable en el mercado.

Agregó que los reguladores también deben garantizar que el nuevo T-Mobile no emplee prácticas anticompetitivas para dañar a Boost, y que el contrato entre las compañías no debe ser exclusivo, lo que permitiría a Boost comprar el acceso a la red de otros operadores.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here