G20/OCDE llaman a acelerar esfuerzos para aplicación del impuesto corporativo global en 2023

434

Luego del respaldo obtenido por al menos 136 países a la reforma sobre impuestos globales corporativos, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) hizo un llamado a acelerar los trabajos para delinear los detalles y llevar a la práctica los acuerdos alcanzados durante la pasada reunión del G20 celebrada en octubre en Roma, Italia.

Durante la reunión del G20 se logró un acuerdo “histórico” para la implementación de un plan que permita enfrentar los retos fiscales provenientes de la digitalización de la economía. El plan se basa en dos pilares: el primero se trata de la redistribución de los beneficios y derechos fiscales que los países tienen sobre las compañías multinacionales, mientras que el segundo pilar busca establecer una tasa mínima corporativa global de 15 por ciento.

El plan fue desarrollado por el Marco inclusivo sobre erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS) de la OCDE, y logró el respaldo de al menos 136 países, incluyendo algunos como Irlanda, que habían sido acusados de competencia desleal al ofrecer tasas fiscales más bajas.

“Hacemos un llamado al Marco Inclusivo de la OCDE/G20 sobre BEPS para desarrollar rápidamente las reglas modelo y los instrumentos multilaterales acordados en el Plan Detallado de Implementación, con miras a asegurar que las nuevas reglas entren en vigencia a nivel global en 2023”, señala la Declaración de líderes del G20.

Recomendamos: Economía digital apremia nuevas reglas fiscales para equilibrar la cancha: OCDE

Por su parte, Mathias Cormann, secretario General de la OCDE, afirmó que el acuerdo alcanzado permitirá que el “sistema fiscal internacional sea más justo y funcione mejor en una economía mundial digitalizada y globalizada”, a la vez que celebró el apoyo del G20.

“A medida que avanzamos hacia la fase de implementación del acuerdo, la OCDE está lista para facilitar el trabajo necesario para asegurar la implementación oportuna y efectiva de la solución de dos pilares. Un acuerdo sin implementación es de facto una falta de acuerdos, por lo que los países deben actuar lo más rápido posible para que ambos pilares entren en vigor”, agregó, según un comunicado de la OCDE.

La organización multilateral estima que una vez implementado, el acuerdo permitirá reasignar más de 125 mil millones de dólares de ganancias de alrededor de 100 de las empresas multinacionales más grandes y rentables a países de todo el mundo, obligándolas a pagar una proporción justa de impuestos, donde sea que operen o generen sus ganancias.

El acuerdo también establece por primera vez una tasa impositiva corporativa mínima global del 15 por ciento que permitirá la recaudación de alrededor de 150 mil millones de dólares en nuevos ingresos anualmente.

La OCDE dice que el acuerdo ya ha reducido las tensiones fiscales y comerciales. La plena aplicación del acuerdo de dos pilares será clave para restaurar y reforzar la certeza fiscal, agrega.

La Organización también señala que el acuerdo logrado es un ejemplo de la “victoria del multilateralismo” que se buscará replicar para brindar soluciones en otros temas como el combate al cambio climático, el impulso a una recuperación sostenible e inclusiva, y la superación de la brecha de género.