Género, formación y recursos inciden en la adopción de servicios digitales en Chile

167

Un nuevo estudio presentado en Chile pone foco en las condiciones que inciden en la capacidad de una persona de usufructuar los beneficios del ecosistema digital. Las conclusiones son claras: es más difícil acceder para las mujeres, para las personas con poca formación y para quienes tienen menores recursos económicos.

Ese es el resultado preliminar del Barómetro de Brecha Ciudadana Digital, que presentó la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) junto a la Universidad Adolfo Ibáñez y Con@cción. El objetivo del informe es recopilar información para la generación de políticas públicas afines a reducir la brecha digital en el país.

“Existe correlación lineal entre menores niveles de ingresos y mayores grados de dificultad para el uso de servicios”, resalta el informe y agrega que esto se observa más claramente en personas con un nivel de ingresos por debajo del octavo decil per cápita. Esto afecta a prácticamente todos los ítems evaluados, entre ellos el teletrabajo o realización de trámites vía online.

Lo mismo ocurre al evaluar cómo impactan los niveles educativos en el acceso. “Al comparar las diferencias entre el nivel de formación básica y quienes tienen estudios de posgrado, las diferencias de dificultad son evidentes”, indica. En educación en línea, por ejemplo, la diferencia entre unos y otros es de casi 30 puntos porcentuales (90.2% frente a 60.7%).

En tanto, el 77 por ciento de las mujeres presentó “mayores dificultades en acceder a estos servicios” en comparación con el 61 por ciento de hombres. “Ya la pandemia está generando enormes consecuencias para las mujeres de todo el mundo y Chile no fue la excepción, ya que las brechas pre-pandémicas existentes se agravaron y amenazan con ampliarse más”, señaló la ahora exsubsecretaría de Telecomunicaciones, Pamela Gidi

Como aspecto positivo, las encuestas realizadas arrojaron como resultado que, a pesar de las dificultades expuestas para acceder, usar o aprovechar los distintos servicios, el 74.4 por ciento consideró que la digitalización y/o poder aprender a digitalizarse tiene “un muy alto valor”. En tanto, 12.7 por ciento dijo que tiene alto valor, mientras que el resto eligió las opciones muy bajo, bajo o normal.