Representantes de Amazon, Google y Facebook, además de varias asociaciones de la industria tecnológica,  testificaron contra el impuesto a los servicios digitales de Francia

ante la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés), argumentando que el impuesto socava el progreso logrado en un nuevo sistema tributario sobre la economía digital.

El Senado francés aprobó en julio un impuesto de 3 por ciento que se aplicará a los ingresos por servicios digitales obtenidos en el país por empresas con más de 25 millones de euros en ingresos en Francia y 750 millones de euros en todo el mundo.

Amazon dijo que el impuesto es “dañino” y “discriminatorio”. El gigante minorista en línea respondió incrementando las tarifas que pagan los vendedores externos con sede en Francia en un 3 por ciento correspondiente, lo cual empezaría a partir del 1 de octubre.

Las principales empresas tecnológicas advirtieron sobre el aumento de los costos.

“Se aleja incluso de las líneas generales de lo que esperamos de la OCDE”, dijo Daniel Bunn, director de Proyectos Globales de Tax Foundation, al comentar sobre los esfuerzos de la OCDE para crear un acuerdo global sobre gravar la economía digital.

La Cámara de Comercio de Estados Unidos dijo que el impuesto generará ingresos de aproximadamente 500 millones de euros por año, “de los cuales una gran mayoría serán pagados por empresas estadounidenses”, y costará a estas empresas millones realizar “una reingeniería significativa de los sistemas de contabilidad para garantizar que puedan evaluar con precisión la responsabilidad”.

Recomendado: Impuesto francés del 3% para tecnológicas entra en vigor

La USTR lanzó una investigación de la Sección 301 sobre el nuevo impuesto francés, evaluará los comentarios de las empresas estadounidenses y tomará una decisión sobre lo que pueden hacer en respuesta.

Tributación nacional 

Los funcionarios franceses dijeron que esto no tiene nada que ver con atacar a las empresas estadounidenses. Dijeron que el impuesto digital tiene como objetivo crear un campo de juego nivelado para las empresas locales francesas.

“Nuestros amigos estadounidenses no deberían entender la decisión tomada por Francia de tener su propia tributación nacional de las actividades digitales como cualquier disposición de apuntar a las compañías estadounidenses, ese no es el caso. No estamos dispuestos a apuntar a las empresas estadounidenses. Simplemente estamos dispuestos a tener una tributación justa y eficiente de las actividades digitales”, dijo Bruno Le Maire, ministro de Finanzas francés.

2 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here