Los gobiernos europeos deberían imponer una regulación de construcción de fibra óptica a la instalación (FTTP) más estricta y con visión de futuro en los países donde aún no se haya hecho, y tomar medidas para combatir la escasez de mano de obra calificada requerida para el despliegue masivo de fibra. Así lo recomienda el informe Acceso completo a la fibra como infraestructura estratégica: fortalecimiento de la política pública para Europa, realizado por la consultora Analysys Mason.

Agrega que los gobiernos también deberían considerar incentivos fiscales en la construcción de redes de fibra y en las conexiones de clientes de fibra. También explica que los costos laborales altos y las estrictas leyes de planificación en Europa han retrasado los despliegues de FTTP en algunos países.

El informe coincide en que los responsables de la política pública entienden la necesidad de la inversión coordinada a largo plazo para aprovechar el potencial de la banda ancha de alta velocidad. Pero mirando hacia el futuro, los países europeos necesitan acelerar la velocidad a la que se actualizan las redes de acceso.

El estudio destaca que hay un número creciente de operadores que está centrando más su atención en FTTP a medida que los beneficios de capital y Opex se hacen más evidentes. Además, las redes de fibra completa usan menos energía que las alternativas y se ajustan a una agenda ecológica.

La consultora resalta, asimismo, que las redes FTTP ofrecen una latencia ultrabaja, lo que las hace adecuadas para ser utilizadas junto con Wi-Fi 6 y 5G (y los eventuales sucesores de estas tecnologías), y para admitir aplicaciones de Inteligencia Artificial. Las redes FTTP también se pueden extender al terminal de usuario final y dispositivos IoT con implementaciones pasivas de LAN óptica.

“Muchas economías avanzadas en la región de Asia y el Pacífico ya tienen un alto nivel de cobertura FTTP. En casi todos los casos, esto ha sido facilitado por una política gubernamental clara y ambiciosa y una práctica reguladora consistente. En general, los resultados han sido positivos en países donde se trata como infraestructura estratégica”, afirma el documento. En este sentido, destacan las iniciativas de Singapur, Corea del Sur, China y Nueva Zelanda, que con la regulación e inversión del gobierno hicieron que estos países sean líderes en la adopción de fibra al hogar.

Los países europeos se enfrentan a un conjunto heterogéneo de desafíos para lograr buenos objetivos de implementación. Después de la liberalización, las telecomunicaciones fijas se han convertido en un negocio de conectividad. La regulación europea ha tendido a favorecer el fomento de la competencia minorista y los precios bajos sobre la inversión a largo plazo. Los gobiernos nacionales están aumentando la inversión en fibra, pero es poco probable que esto sea suficiente para alcanzar los objetivos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here