Google hizo una petición a la Unión Europea (UE) ante la consulta para la Ley de Servicios Digitales (DSA, por sus siglas en inglés), apelando a una regulación bien diseñada con un marco regulatorio equilibrado, que brinde al consumidor “la certeza de que sus intereses están siendo protegidos mientras compran, buscan y socializan en línea”, sin olvidar proteger a las empresas contra prácticas opacas o desleales.

Asimismo, hizo un llamado a los responsables políticos europeos a tomar como ejemplo las implementaciones de la Directiva de Comercio Electrónico, y propuso centrarse en tres áreas clave: la primera, una Internet más responsable con claridad en las reglas, roles y responsabilidades de las plataformas en línea, siempre protegiendo los derechos de expresión y acceso a la información.

Google se comprometió a seguir mejorando sus sistemas y procesos técnicos para identificar contenido ilegal, brindando “mayor transparencia a nuestros usuarios y gobiernos para que comprendan mejor el contenido que ven y cómo notificarnos sus inquietudes”. Pero pidió el respaldo de la DSA a estas medidas, al tiempo que garantice que las plataformas puedan continuar protegiendo la privacidad del usuario sin que se revele información comercialmente sensible.

El segundo punto es una Internet más innovadora, que fomente el crecimiento económico y permita a los europeos construir aplicaciones, empresas y servicios para exportar al mundo. Google manifestó que la DSA debe reflejar la amplia gama de servicios que ofrece la industria tecnológica, “basándose en objetivos y principios que puedan aplicarse al amplio y diverso ecosistema, para garantizar que reguladores, personas y empresas se responsabilicen de las partes que desempeñan”.

Su último punto se refiere a una Internet más útil, lo cual se logrará mediante una regulación de la competencia que respalde las innovaciones de productos, ayude a la administración de datos y proporcione a las empresas las herramientas en línea para hacer crecer sus negocios.

En su respuesta a la consulta, el gigante tecnológico también sugirió que la Comisión Europea debe avalar que las nuevas reglas no agreguen costos y cargos indebidos para las empresas europeas, las cuales dificulten ofrecer sus servicios en la UE y fuera de ella.

Por último, Google destacó su apoyo a la modernización de las reglas para la era digital y recalcó su petición de tener un marco regulatorio equilibrado que se adapte a las futuras innovaciones tecnológicas en pro de los ciudadanos europeos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here