El Tiempo

El próximo 15 de octubre empezarán a regir las nuevas políticas de privacidad de datos de Google. Con esto, los desarrolladores externos de las extensiones de Chrome se verán obligados a solicitar el menor acceso posible a la información de los usuarios y publicar sus políticas de uso de datos, o de lo contrario sus aplicaciones serán eliminadas de la Web Store.

Por estos cambios, que se vuelven obligatorios, la compañía solicita a más extensiones que publiquen sus políticas de privacidad, incluidas aquellas que “manejen comunicaciones personales y contenido proporcionado por el usuario”, aseguran.

De esta forma, explican desde Google que “los productos que violen estas actualizaciones de la política de Datos del Usuario serán eliminados o rechazados de la Web Store”, y que tendrán que cambiar los aspectos necesarios para obedecer estas políticas si quieren volver a ser reinstaurados. Para ello, recomiendan a los desarrollares que comprueben que sus extensiones cumplen con las políticas.

Así, desde Google piden que hagan un revisión de los permisos que actualmente tienen las extensiones y que, si es posible, cambien a alternativas que estén mejor enfocadas a sus políticas. Además, solicitan que incluyan “una lista de los permisos utilizados” y las razones por las que se solicitan, o que esta información se exponga en un apartado de ‘sobre la página’ dentro de la extensión.

Los productos que violen estas actualizaciones de la política de Datos del Usuario serán eliminados o rechazados de la Web Store

Y recalcan que si se expanden las funciones de la extensión y se necesita un nuevo permiso, solo se podrá solicitar en la versión actualizada de la extensión correspondiente.

Por otra parte, si la extensión gestiona datos del usuario personales o sensibles, donde ahora aseguran que se incluyen las “comunicaciones personales y los contenidos proporcionados por el usuario”, el producto debe contar con una publicación donde se explique su política de privacidad y que los datos de los usuarios se gestionen “de manera segura, incluyendo su transmisión a través de la criptografía moderna”.

Estas políticas se enmarcan dentro del denominado Project Storbe, por el que Google pretende revisar los accesos que tienen los desarrolladores externos a los datos de los usuarios en aplicaciones y dispositivos Android, que comenzó el año pasado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here