Google robó la tecnología de Sonos para altavoces inteligentes

El gigante de Internet es acusado de violar alrededor de 100 patentes con la tecnología de Sonos y abusar de su poder para sacarlo del mercado.

665

Sonos demandó a Google por robar su tecnología patentada, la cual permite que los altavoces inalámbricos se puedan conectar y sincronizarse entre sí, de acuerdo con un informe de The New York Times.

La compañía alega que tanto Amazon como Google se han beneficiado con la venta de sus altavoces inteligentes fabricados a partir de las patentes de Sonos. Ambas compañías ahora venden en unos meses los altavoces que Sonos vende en un año.

El gigante de Internet fue demandado por infringir sólo cinco patentes, pero según Sonos, cree que Google y Amazon han violado aproximadamente 100.

“Google ha copiado descaradamente y con conocimiento nuestra tecnología patentada”, dijo Patrick Spence, director Ejecutivo de Sonos, en un comunicado.

En respuesta a la acusación, un vocero de Amazon negó que la tecnología de la familia de dispositivos Echo haya sido robada y afirmó que ha sido desarrollada independientemente.

Por su parte, Google respondió que ambas compañías habían discutido su propiedad intelectual durante años, y “están decepcionados de no continuar con las negociaciones de buena fe”.

El recuento de los daños

Una realidad cada vez más común en el mundo corporativo es que las grandes tecnológicas explotan su influencia sobre compañías más pequeñas para robar sus ideas y consumidores.

Todo inició cuando Sonos se asoció con Google en 2013, proporcionando los diagramas donde se detalla la tecnología para que sus altavoces interactúen de forma inalámbrica.

Un año después, Google lanzó al mercado su propio altavoz, Google Home, un dispositivo que rápidamente comenzó a vender más que las opciones de Sonos.

Los ejecutivos de Sonos afirman que el problema no sólo se trata de las patentes, sino que les preocupa que Amazon y Google inunden el mercado con sus altavoces baratos como otra forma de vender productos, mostrar anuncios y recopilar datos.

Los altavoces de Sonos cuestan alrededor de 200 dólares, mientras que los de Google y Amazon cuestan 50 dólares. Esto es un detonante para que las ventas de Sonos sean mucho menores.

Para el tercer trimestre de 2019, Amazon vendió 10.5 millones de dispositivos Echo y Google 6 millones. Por el contrario, Sonos sólo alcanzó las 6.1 millones de unidades vendidas entre septiembre de 2018 a septiembre de 2019.La empresa de electrónica de consumo dijo que solamente demandó a Google, porque no se podía arriesgar a enfrentarse contra dos gigantes tecnológicos.