Google y los gobiernos podrían tener nuestros datos en sus manos

605

Una nueva iniciativa de Sidewalk Labs, la filial de construcción de Alphabet, empresa matriz de Google, creó el programa conocido como “Replica”, que ofrece a las agencias de planificación la capacidad de modelar los patrones de movimiento de una ciudad completa.

La herramienta implementa simulaciones estadísticas para ofrecer una visión completa de cómo, cuándo y dónde viajan las personas en las zonas urbanas.

Es una perspectiva atractiva para los planificadores que toman decisiones críticas sobre el transporte y el uso de la tierra.

En los últimos meses, las autoridades de transporte en Kansas City, Portland y el área de Chicago se han inscrito para recabar sus conocimientos.

Para realizar estas mediciones, el programa recopila y anula la ubicación de los usuarios de teléfonos móviles, que obtiene de proveedores externos no especificados. Luego modela estos datos anónimos en simulaciones, creando una población sintética que reproduce fielmente los patrones del mundo real de una ciudad.

El programa llega en un momento de creciente inquietud con la forma como las empresas de tecnología utilizan y comparten nuestros datos personales, y plantea nuevas preguntas sobre la invasión de Google en el mundo físico.

Una investigación de Associated Press mostró que las aplicaciones y el sitio web de Google rastrean a las personas incluso después de que hayan desactivado el historial de ubicación en sus teléfonos.

Esta es la razón por la que Sidewalk Labs ha instituido importantes protecciones para salvaguardar la privacidad, incluso antes de que comience a crear una población sintética.

Sidewalk Labs explica que los datos de Replica se compran a compañías de telecomunicaciones y compañías que agregan datos de ubicación móvil desde diferentes aplicaciones.

Lo que está en juego con Replica es el valor que se puede generar al agregar datos sobre nuestros movimientos y luego venderlos a los gobiernos.

El programa fue lanzado originalmente por Sidewalk Labs “para apoyar el desarrollo” de Quayside, la polémica ciudad “inteligente” planeada para la costa este de Toronto.