Gramática digital=política digital

0
580

Reforma – Jorge Fernando Negrete P.

Lengua y gramática como política pública. En 1492 Antonio de Nebrija veía la lengua castellana como un factor unificador de territorios. La lengua es el órgano con mayor fortaleza en el ser humano y al mismo tiempo un puente cognitivo entre seres humanos. Nebrija creó la primera gramática castellana integrando latín, hebreo, árabe y lenguas vulgares. La gramática estudia reglas y principios que gobiernan el uso de las lenguas. Para comunicarnos, necesitamos una lengua y su gramática. En el lenguaje digital habemos de todo, los que hablan software, los que hablan telecom, los que hablan radiodifusión. También los que enfocan desde la economía, la tecnología, el derecho y la comunicación.

El rico y robusto lenguaje que se ha creado desde el Gobierno federal ha sido estructurado por la política pública. América Latina ha desarrollado esfuerzos gramaticales de política pública para ordenar conceptos como conectividad, derechos fundamentales, competencia, regulación, tecnologías, pronto 5G y se les llama agenda digital: Vive Digital de Colombia, el Plan de Banda Ancha de Brasil, Imagina Chile, el Plan Ceibal de Uruguay, la Estrategia Digital aquí y recientemente G-Fast de Estados Unidos. Pero queda un actor pendiente en la construcción de esta gramática: las economías subregionales, los estados, municipios, provincias y departamentos.

Economías subregionales: el bebé balbucea. La semana pasada, el banco CAF celebró 50 años en México. El evento fue sobre sociedad digital y ciudad. Atestigüé con asombro el balbuceo de una nueva lengua local de política digital. El Alcalde de Guadalajara, Ismael del Toro, y el director de la Agencia Digital de Innovación de la Ciudad de México, José Merino, hablaron con extrema locuacidad y ligereza, casi irresponsable de su visión digital para las zonas urbanas, en este caso las suyas. Como un bebé confundieron una cosa con otra, regulación con política pública, se arrancaban la palabra, exponían sus prioridades, uno a partir de la eficiencia de los servicios públicos, el otro sobre carácter público de la información de Gobierno. Para uno lo importante era la eficiencia de la ciudad, para el otro la seguridad y la democracia.

En algún momento, uno de los dos llegó al exabrupto de afirmar que la agencia que representaba era “el animal más grande de América Latina”. Estas afirmaciones opacan y debilitan el espléndido mensaje de transformación que proponen. Es un mensaje parecido al de la Estrategia Digital Nacional del sexenio pasado, cuando se afirmó que el registro civil en línea demostraba el liderazgo de México en la región, cuando Chile lanzó ese servicio 10 años atrás.

No me molestó en lo absoluto el tamaño de la desproporción, la confusión de conceptos o el desorden de ideas, así nació la política digital federal hace 10 años en América Latina.

Ahora bien, es responsable señalar que las grandes capitales de América Latina tienen más de 10 años creando y gerenciando política digital. Tres ejemplos: la Alta Consejería TIC de Bogotá, la Unidad de Gobierno Electrónico Municipal de Chile y la espectacular Secretaría Municipal de Innovación y Tecnología de la Prefitura de Sao Paulo.

Es difícil hablar de agenda digital, como fue el caso, sin Agenda Digital. Ni la Ciudad de México ni Guadalajara la tienen, eso sí, reglamentos y ley del caso. No tienen un sistema de política pública robusta que garantice, en la medida de sus competencias, el derecho de acceso a las telecom y TIC que habilite otros derechos fundamentales como salud, educación y cultura.

Qué sí tienen. La Ciudad de México es la ciudad mejor conectada del País y América Latina incluso sobre Sao Paulo. Otros estados de la República reclaman conectividad, aquí tenemos la mayor cobertura 4.5G del País, un paso previo a la ciudad inteligente.

Guadalajara es a paso ganado el verdadero y único “Silicon Valley” de América Latina. Casi todas las empresas digitales y de tecnología tienen su centro de operaciones, maquila o desarrollo allá. Las dos ciudades tienen más vocación digital que Monterrey.

Me entusiasma la construcción de una voz apasionada y su lenguaje, pero espero la construcción de una mesurada gramática digital y orden al caos creativo en la forma de una Agenda Digital. Antonio de Nebrija dijo que la lengua fue compañera del imperio. Espero que sea compañera del desarrollo digital.

Presidente de Grupo Digital Policy & Law

Twitter: @fernegretep

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here