GTD inaugura el cable submarino Prat para impulsar conectividad en Chile

348

El proveedor chileno de telecomunicaciones GTD inauguró el cable submarino Prat, un anillo de conectividad digital que permitirá duplicar la capacidad de conexión y velocidad en Chile y que supuso una inversión de más de 100 millones de dólares.  

El cable submarino aterriza en 12 ciudades costeras de Chile, uniendo Arica con Puerto Montt, aportando mayor capilaridad a las redes existentes. Pasa por Iquique, Tocopilla, Antofagasta, Caldera, La Serena, Concón, Cartagena, Constitución y Puerto Saavedra. Además, conecta territorios históricamente aislados. Para la construcción, GTD eligió al proveedor Infinera.

“Hemos sido protagonistas del desarrollo de las telecomunicaciones en Chile y seguiremos aportando como compañía para llevar la mejor tecnología y el mejor servicio a todos los rincones del país. Buscamos llegar donde nadie más lo ha hecho, invirtiendo en redes e infraestructura, poniendo a disposición no sólo la mejor tecnología, sino también el mejor servicio de atención”, comentó Fernando Gana, gerente General de GTD, al inaugurar esta mañana la fibra.

En la ceremonia de inauguración asistieron en representación del gobierno, la Ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, junto al Subsecretario de Telecomunicaciones, Francisco Moreno. “Iniciativas como el cable Prat nos acercan a esta meta gracias al despliegue de más infraestructuras de altísima capacidad, un factor que nos diferencia y al mismo tiempo impulsa la innovación en nuestro país”, agregó Hutt.

El cable, asimismo, permitirá a GTD expandir sus servicios y lanzar operaciones en Arica, en el norte de Chile. “Arica es la puerta de entrada a nuestro país para casi toda América Latina, por eso estamos felices de poder llegar con la mejor tecnología y calidad de servicio a fortalecer la red de conectividad”, explicó el ejecutivo de GTD.

La infraestructura está siendo aprovechada como un sensor sísmico, a través de una iniciativa de un grupo de científicos del centro de investigación francés Géoazur y expertos del Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile.

El despliegue de la infraestructura tuvo sus complicaciones. En octubre del año pasado, el Primer Tribunal Ambiental de Chile ordenó, como medida cautelar, la suspensión de las obras en la playa El Lápiz, ubicada en la ciudad de La Serena. Fue por una demanda por daño ambiental promovida por un grupo de pescadores, buzos, mariscadores y macheros de la Región de Coquimbo, quienes argumentan que las obras han ocasionado múltiples varazones de machas.