Hablar de acceso digital en 2021, una promesa inalcanzable

60

Cnnexpansión Ana Peña

El año pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) prometió algo inalcanzable: “en 2021 habrá 100% de conectividad para todo el territorio nacional”; ya estamos a mediados de 2021 y yo no veo claro.

El acceso digital evolucionó hasta el punto en el que, si una persona y/o empresa no se conecta, no existe. El acceso digital en México está por los suelos, 27% de mexicanos no existe. Pero ¿qué es el acceso digital? Es la capacidad total de los habitantes de un país para acceder a las tecnologías de la información y comunicación (TIC), es decir, es lo contrario a la brecha digital.

El acceso digital puede ser utilizado como herramienta para aumentar significativamente la inclusión de los grupos subrepresentados, es decir, romper la brecha principalmente dentro del mundo laboral y educativo. Cuando hablamos de brecha digital nos referimos a la desigualdad que existe entre personas, empresas o determinadas zonas geográficas en cuanto al acceso a las TIC.

En el 2016 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estableció que el Internet, el acceso digital, es un derecho básico de todos los seres humanos; sin embargo, muchos mexicanos no pueden acceder a los beneficios de una conectividad.

Acceso digital en México, promesa inalcanzable

En México no hay igualdad en el acceso digital. Veo tres principales retos: el primero, brindar igualdad en el acceso a oportunidades. Segundo, en muchas partes del país, la infraestructura digital básica todavía no existe. Tercero, donde existe, la asequibilidad sigue siendo un problema relevante. Una vez logrado esto, habría que enseñar, desde las escuelas, las habilidades tecnológicas que se requieren en el siglo XXI, a alumnos y sobre todo a maestros. Tener acceso a una red social y dar like no es suficiente.

Esa promesa inalcanzable de López Obrador de conectividad total para 2021 se iba a lograr a través de un proyecto llamado “ CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos ” que tiene como objetivo brindar servicios de telecomunicaciones, de manera gratuita, para garantizar el derecho de acceso a las TIC, incluyendo la banda ancha e internet. Ni los países más desarrollados cuentan con 100% de cobertura.

Según un estudio realizado por Hootsuite y WeAreSocial en 2020, el ranking de países con mayor penetración de internet estaba encabezada por los Emiratos Árabes Unidos con el 99% de penetración, seguido por Dinamarca (98%), Corea del Sur (96%) Suecia (96%), Suiza (96%), Reino Unido (96%) y Países Bajos (95%) – México (69%).

En México es importante exigir al gobierno desarrollar la infraestructura digital que ayude a proporcionar conectividad en las zonas donde no hay acceso, además de incluir políticas públicas que promuevan la conectividad en las escuelas, tanto públicas como privadas, centros integradores, desarrollar plataformas para apoyar a aquellos con poco acceso a las nuevas tecnologías, como los adultos mayores y poblaciones indígenas, y otorgar subsidios de conectividad. ¿Sabías que un plan de internet mensual básico cuesta por lo menos dos salarios mínimos?

Igualdad de acceso a las mismas oportunidades

¿Cómo podemos pensar que habrá igualdad en el acceso digital si no hay igualdad de oportunidades? La igualdad de oportunidades se logra al dar a cada persona, sin importar su sexo, creencias y lugar donde se encuentre, las mismas oportunidades de acceso a los recursos y beneficios que proporcionan las políticas públicas. El provecho que le saquen, ya es otra cosa. En México esto no sucede.

México continúa siendo un país de oportunidades, en donde cuando una generación no las tiene, la siguiente es la que lo padece. Tristemente la desigualdad de ingresos en una generación genera desigualdad de oportunidades en la siguiente.

En México, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), organismo público que mide la pobreza en el país, el año pasado (2020) calculó que hay 70.9 millones de pobres en México, el 56.7% de la población. Suena abrumante, pero eso no es todo. Hay 31.7 millones de mexicanos en pobreza extrema, un 25.3% de la población. Sí, hay distintos tipos de pobreza.

Esto último significa que uno de cada cuatro mexicanos vive en condiciones por debajo de la línea de bienestar mínimo. ¿Cómo podemos pensar que una persona pueda tener acceso digital si ni siquiera puede cubrir sus necesidades básicas?

El panorama no es nada alentador, tenemos que enfocar nuestros esfuerzos en lo que realmente importa. ¿De verdad necesitamos un nuevo estadio de béisbol? ¿Cuáles son las prioridades? Tal vez cuando todos los mexicanos tengan sus necesidades básicas cubiertas podamos hablar de igualdad en el acceso digital.

No me causa sorpresa el comentario de AMLO de que de nivel licenciatura hacia arriba son quienes más apoyan las campañas en su contra. Salgan a votar.