La aplicación de pago 7pay de 7-Eleven fue hackeada presuntamente por ciberdelincuentes chinos en varias localidades de Japón. Los cargos no autorizados tuvieron un valor aproximado de 55 millones de yenes.

7pay es una aplicación mediante la cual los usuarios pueden comprar en la tienda con sus tarjetas de crédito y débito por medio de un código de barras para escanear en el mostrador; sin embargo, la app no cuenta con autenticación de dos pasos para verificar las identidades, ya que sólo utiliza el correo electrónico, fecha de nacimiento y número de teléfono.

La mayoría de los cargos realizados con la aplicación 7pay de la compañía se utilizaron para comprar cigarrillos electrónicos, lo que llevó a las autoridades a creer que las pandillas chinas eran responsables del robo.

China controla los precios de todos los cigarrillos a través de un monopolio estatal, lo que hace que la venta de cigarrillos electrónicos robados sea lucrativa para organizaciones delictivas.

La Agencia de Servicios Financieros de Japón ha ordenado a 7-Eleven que presente documentos que detallan cómo ocurrió el acceso no autorizado y qué está haciendo la compañía para evitar que vuelvan a ocurrir situaciones similares.

El tratado de asistencia legal mutua entre Japón y China permite que los investigadores japoneses realicen verificaciones de referencia a los usuarios de la popular aplicación de mensajería china, WeChat, que a menudo se usa en delitos.

No obstante, los registros pueden eliminarse de los servidores en el extranjero antes de que las autoridades japonesas coordinen esfuerzos con las autoridades chinas para identificar a los delincuentes.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here