Los principales fabricantes de computadoras portátiles HP y Dell planean mover hasta un 30 por ciento de su producción fuera de China para evitar el aumento de tarifas a productos con destino a Estados Unidos, según informó Nikkei.

Otras empresas como Microsoft, Amazon, Sony y Nintendo también buscan cambiar el destino de fabricación de sus consolas de videojuegos, así como el de altavoces inteligentes.

Organizaciones extranjeras y estadounidenses buscan desviar su producción fuera del gigante asiático, elaborando planes de contingencia y explorando lugares de fabricación alternativos.

Por ejemplo, Google ya ha cambiado gran parte de su producción con destino a Estados Unidos a Taiwán, justamente para evitar los aranceles de hasta 25 por ciento para estos productos.

“HP comparte la preocupación de la industria de que las tarifas de base amplia perjudiquen a los consumidores al aumentar el costo de la electrónica”, dijo el fabricante en un comunicado.

Los fabricantes taiwaneses como Foxconn, el cual es responsable de manufacturar el iPhone de Apple, ya ha acelerado el cambio de sus plantas de fabricación desde 2018. Recientemente afirmó que tiene la capacidad de producir el iPhone fuera de China.

La guerra comercial entre China y Estados Unidos aún se encuentra en una situación muy incierta, que amenaza con interrumpir una cadena de suministro global y compleja que afecta a muchos otros países.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here