Huawei se enfrentó a la quinta audiencia judicial de Meng Wanzhou, directora General de Finanzas de la compañía, por el proceso de extradición que enfrenta a petición de Estados Unidos.

En la Corte, la defensa de Meng señaló tres nuevas revelaciones, la primera de ellas destaca que sus actividades comerciales se llevaron a cabo de manera abierta y transparente, y que los funcionarios bancarios tenían pleno conocimiento de las mismas.

Se reveló también que la extradición a Estados Unidos no debe llevarse a cabo porque no se cometió fraude en virtud de las leyes canadienses y porque el arresto se llevó a cabo de manera ilegal, por cuestiones políticas y tácticas, y no por el estado de derecho.

La evidencia revelada por el Departamento de Justicia (DoJ) de Canadá, confirma que el equipaje de Wanzhou fue registrado; su teléfono celular y dispositivos electrónicos fueron incautados por el FBI, obligándola a revelar sus contraseñas.

Por último, se afirmó que los factores políticos durante el proceso de extradición pueden conducir a una grave violación a la ley de extradición canadiense, ya que la acusación que enfrenta no es un delito en ese país y la solicitud de extradición no cumple con el requisito de doble criminalidad.

Se espera que Wanzhou solicite al tribunal la suspensión de los procedimientos de extradición.

Huawei ha asegurado que el “caso Meng” no distrae su atención de los proyectos de inversión en Canadá, y lo confirma con el anuncio de sus tres nuevos compromisos en el país, de cara al 5G: el lanzamiento de su primer teléfono inteligente 5G diseñado específicamente para el mercado canadiense, 100 mil dólares destinados a enfrentar las inundaciones en Ottawa y la capacitación y actualización en el campo de las TIC para mil canadienses.

Con toda esta situación y los intentos de Estados Unidos de persuadir a los gobiernos para que excluyan los equipos Huawei de la red 5G, todo mundo podría esperar que el desempeño financiero de la compañía china vaya en retroceso; sin embargo, es todo lo contrario.

Huawei ha acumulado ventas récord entrando a nuevos mercados, se colocó en segundo lugar en ventas globales de teléfonos inteligentes en el primer trimestre superando a Apple y ha generado aceptación entre los aliados más cercanos de Estados Unidos.