El fabricante chino de tecnología, Huawei, dijo que el gobierno de Estados Unidos organizó una campaña para intimidar a sus empleados y lanzar ataques para infiltrarse en su red interna.

Las recientes acusaciones sólo aumentan la tensión entre la administración de Donald Trump y la compañía tecnológica, que fue acusada de espionaje y de representar un peligro para la seguridad de Estados Unidos, ubicándola en la lista negra de proveedores de equipos de telecomunicaciones.

Huawei se ha convertido en una parte coyuntural de la guerra entre China y Estados Unidos, siendo la moneda de cambio entre sus negociaciones fallidas; al momento, Washington cortó los suministros vitales de los conjuntos de chips de Qualcomm y el software operativo Android de Google, como parte de una serie de restricciones tecnológicas y comerciales.

Por medio de un comunicado, Huawei dijo que Estados Unidos ha estado utilizando herramientas judiciales y administrativas para instar a sus empleados de traicionar a la empresa y trabajar para ellos, además de interrumpir las operaciones comerciales normales.

“Condenamos enérgicamente el esfuerzo maligno y concertado del gobierno de Estados Unidos para desacreditar a Huawei y frenar su posición de liderazgo en la industria”, dijo la compañía. “Ninguna empresa se convierte en un líder mundial en su campo a través del robo”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here