Huawei firme en su meta de lanzar 6G sin importar la incertidumbre geopolítica que lo rodea

567

A un año de la prohibición de chips hecha a Huawei por Estados Unidos, el gigante chino continúa con sus planes de sexta generación (6G), con el objetivo de lanzar productos para esta tecnología en 2030, así lo indicó Eric Xu Zhiju, presidente rotatorio de la compañía, a la comunidad en línea de Huawei, Xinsheng.

El mensaje fue interpretado por los analistas como una señal de resistencia de la compañía china, y consideran que la prohibición estadounidense sólo le ocasionó una “herida superficial”. Xu destacó en un artículo que 6G tiene un entorno tecnológico más complicado que 5G, y por ello Huawei comenzó a investigar dicha tecnología desde 2017.

A pesar de la prohibición, Huawei ha superado las expectativas del mercado. Si bien en la primera mitad de 2021 sus ingresos por ventas cayeron un 29 por ciento anual, su beneficio neto aumentó un 9.8 por ciento en comparación con el 9.2 por ciento de 2020.

“La prohibición de Estados Unidos dañó el negocio de Huawei hasta cierto punto, pero no ha podido dañarlo fundamentalmente”, indicó Xiang Ligang, analista de tecnología al Global Times. Respaldado por el vasto mercado chino, Huawei logró mantener su capital, a su personal y sus capacidades de investigación, esto le permitió impulsar tecnología de próxima generación.

Xu, consciente de que 6G se enfrentará a un entorno complicado desde su investigación, considera que “para que la industria pueda lograr resultados satisfactorios en 6G para 2030, dependerá de si el proceso de definición es lo suficientemente abierto, si los participantes son pluralistas y si la comunicación es lo suficientemente completa”.

Ante la incertidumbre geopolítica, Huawei está dispuesto a mantener conversaciones con empresas e industrias para definir la tecnología 6G de manera conjunta. El experto en telecomunicaciones, Fu Liang, aseguró al Global Times que “de empeorar las tensiones políticas, es posible que 6G tenga dos conjuntos de estándares en lugar de uno, aunque eso aumentará los costos de conectividad y generará pérdidas a las compañías globales”.