Huawei no es el único que representa una amenaza para la seguridad nacional de EUA; nadie pone atención en los satélites

0
866

Después de que el Departamento de Comercio prohibió a las empresas estadounidenses vender y otorgar licencias de componentes a Huawei por una cuestión de seguridad, Strand Consult, dedicada al análisis de la industria de las telecomunicaciones, considera que la atención actual sobre ciberseguridad está muy atrasada.

Incluso considera que se debería establecer un debate complejo más allá de la historia de Huawei e invita a indagar en otras empresas afiliadas con el gobierno y el ejército chino, como ZTE, Lenovo, Tianma Microelectronics, entre otras.

La consultora señaló que los muchos otros dispositivos chinos conectados a Internet pueden poner en peligro la seguridad nacional, la propiedad intelectual y la seguridad personal, en especial la ciberseguridad en las redes satelitales. La industria de satélites china ha desarrollado un conjunto de empresas similarmente amplio, impulsadas por el presidente Xi Jinping.

Dice que muchos podrán minimizar la importancia de los satélites y pocos reconocen cómo han evolucionado estas tecnologías, cómo cooperan y compiten con las redes terrestres y cómo desempeñan un papel importante en la banda ancha, 4G/5G e Internet de las cosas. El sector satelital representa 400 mil millones de dólares y puede llegar a un billón de dólares a nivel mundial.

China busca una posición de liderazgo en la industria mundial de satélites, gracias a ello es probable que conecte rápidamente a sus 110 millones de residentes rurales y una vez comprobado el modelo buscará desplegarlo en todo el mundo. Mientras que Estados Unidos se ha demorado en cerrar su brecha digital para 19 millones que no están suscritos a la banda ancha.

La política “Made in China 2025”, lanzada en 2015, ha promovido sectores tecnológicos estratégicos, incluidas las telecomunicaciones, ayudando al crecimiento de Huawei y también alimentando la industria satelital.

Para Strand Consult, China ha copiado e incluso mejorado varios modelos de Estados Unidos, permitiendo a los empresarios capitalizar grandes desarrollos científicos realizados por el gobierno.

Cabe resaltar que Estados Unidos invierte el doble de lo que invierte China en la innovación global, pero los chinos han logrado en una década lanzar la nave espacial Chang’e-4 y aterrizar un rover con tecnología de punta en el otro lado de la luna, todo facilitado por un satélite de retransmisión de comunicaciones en órbita lunar, estos logros superan las capacidades espaciales estadounidenses.

Las empresas chinas tendrán acceso a la tecnología, ya sea comprando, construyendo o robando modelos y esto les permitirá seguir desarrollando productos a precios bajos.

La nota de Strand Consult subraya a China como una amenaza tecnológica que no se limita a las redes móviles 5G, sino que se extenderá por la cadena de suministro de las tecnologías de la información y la comunicación.

La creación de hardware y software están apoyados por un gobierno que protege a nivel nacional y promueve globalmente su industria.

La ciberseguridad es cada vez más importante y exige mayor atención. Además de que construir una resistencia a los productos y servicio chinos no será fácil y costará mucho dinero. Estados Unidos deberá evaluar los costos y las compensaciones de la ciberseguridad con otros objetivos políticos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here