El fundador de Huawei, Ren Zhengfei, confirmó que los ingresos de su compañía serán de 30 mil millones de dólares menos de lo previsto en los próximos dos años y se refirió a Huawei como un “avión muy dañado”, debido a la prohibición hecha por el gobierno estadounidense.  

Durante una mesa redonda en Shenzhen, el CEO comentó nunca haber pensado que la determinación de Estados Unidos de atacar a Huawei sería tan fuerte y “tan firme”.

“No podemos obtener suministro de componentes, no podemos participar con organizaciones internacionales, no podemos trabajar en colaboración con muchas universidades, no podemos usar los componentes estadounidenses y ni siquiera podemos establecer conexión con redes que usan dichos componentes.”

La compañía china espera lograr un resurgimiento del negocio para 2021, después de haber generado ingresos 104 billones de dólares el año pasado; ahora se prepara para un ingreso cercano a los 100 mil millones de dólares este año y el próximo; en febrero, apuntaba a 125 mil millones de dólares para 2019.

A esta situación se suma una caída de 40 a 60 por ciento en los envíos internacionales de smartphones, informó Ren: “hicimos algunos preparativos, como el avión dañado del que hablé, protegimos el motor y los tanques de combustible, pero no pudimos proteger otras partes”, y añadió que la situación actual de su compañía “no es causada por las empresas estadounidenses, sino por las diferentes perspectivas de ciertos políticos”.

Considera que “ambas partes sufrirán, nadie ganará”. Huawei mantendrá su presupuesto destinado a la investigación y se abstendrá de despidos masivos o ventas de activos importantes, agregó Ren, y continuará colaborando con otros países y empresas.

El panel incluyó también a Nicholas Negroponte, fundador del Media Lab en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, quien resaltó que el presidente Trump comentó públicamente que reconsideraría a Huawei si se logra un acuerdo comercial, lo que revela que la prohibición “no se trata únicamente de la seguridad nacional, se trata de algo más”.

Huawei buscará apoderarse de la mitad del mercado de smartphones en China este año, para compensar el declive en el extranjero, aseguraron personas cercanas al tema.

Además, la firma china no usará sus muchas patentes como un “arma”, aunque no descartó la búsqueda de regalías por su uso.

La estrategia incluye sacar el último modelo de su marca en el extranjero, el Honor 20, que comenzará a venderse en partes de Europa, Francia y el Reino Unido a partir del 21 de junio, aunque los ejecutivos están monitoreando el lanzamiento y pueden cortar los envíos si no se vende como se espera. El dispositivo tiene un precio de 500 dólares y funciona con el software más avanzado de Android 9.

Cuenta con el chip Kirin de Huawei, es decir, no utilizó los procesadores de Qualcomm, pero la prohibición afectará la capacidad para actualizar el sistema operativo o descargar las últimas aplicaciones de Google, por lo que Huawei también ha dicho que de ser necesario lanzaría su sistema operativo Hongmeng, dentro de nueve meses, sin importar que aún se encuentre en prueba.

Expertos en tecnología aseguran que le llevará tiempo persuadir a los desarrolladores de todo el mundo para que creen aplicaciones separadas, diseñadas exclusivamente para este sistema.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here