ICE lleva servicios telecom a tres nuevos territorios indígenas de Costa Rica

La empresa estatal de telecomunicaciones de Costa Rica empezó a comercializar servicios en tres nuevos territorios indígenas: Rey Curré, Cabécar de Chirripó y Talamanca Bribri.

586

Esta semana, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), a través de su marca comercial kölbi, comenzó a ofrecer servicios comerciales de telecomunicaciones en tres nuevos territorios indígenas de las zonas Sur y Atlántica de Costa Rica: Rey Curré, Cabécar de Chirripó y Talamanca Bribri.

El pasado 27 de agosto, el fideicomiso SUTEL-BNCR aceptó cinco radiobases 4G LTE otorgadas por el ICE: Lagarto y Cajón Boruca en Rey Curré; Grano de Oro en Cabécar de Chirripó, y Amubri y Suretka en Talamanca de Bribri. 

Las localidades indígenas de Rey Curré y Talamanca Bribri podrán gozar de servicios fijos y móviles de Internet y telefonía como parte del programa Comunidades Conectadas del Fonatel, mientras que la de Cabécar de Chirripó sólo tendrá acceso a los servicios de voz y datos móviles. 

Relacionado: Costa Rica | ICE aumenta la capacidad de sus redes a 70 Gbps

“El proyecto avanza según el cronograma vigente. Para nosotros es gratificante anunciar que las personas que viven en estas comunidades pueden conectarse a banda ancha desde sus mismas casas y gozar de las bondades que ofrece nuestra red móvil 4G”, declaró Mauricio Rojas, gerente de Telecomunicaciones del ICE.

Y añadió que la empresa estatal ya inició la instalación de Centros de Prestación de Servicios Públicos (CPSP) en esos territorios.

Previamente, el ICE ya había entregado otras ocho radiobases 4G, las cuales se encuentran en fase de pruebas y proceso de adaptación por parte del fideicomiso.

Las antenas se encuentran en las localidades de Cerro Uatsi y Shiroles, en Talamanca Bribri; El Progreso, en Talamanca Cabécar, y Carbón, Catarata, Cahuita, Hone Creek y Terranova, en Bribri de Keköldi.

La empresa estatal tiene prevista la instalación y aceptación de 60 torres de telecomunicaciones, con lo que espera beneficiar a 36 mil personas de 14 territorios indígenas. El ICE dijo que fue el único operador interesado en llevar conectividad a esas zonas.