El Sol de México Javier Orozco

Vaya tardanza, incertidumbre y opacidad que da el Comité de Evaluación para la elección de la vacante de Comisionado del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), cuando desde el pasado 19 de marzo comunicó a los aspirantes que se posponía el examen previsto para el 28 de marzo, ello en razón de las medidas de contingencia por el Covid-19, y además anunciaba que tampoco daría a conocer la lista de los folios con los aspirantes con derecho a examen.

En un mar de especulaciones, porque nadie sabía que iba a suceder, fue has el 25 de marzo, que se publicó en el Diario Oficial, de la postergación de los trámites para cubrir la vacante, cuando -además- de lo anterior, con un simple comunicado de prensa hubiera hecho a un lado la sospecha o su inactividad.

Conforme al nuevo calendario que emitió el Comité de Evaluación, el listado con los folios de aspirantes con derecho a presentar examen, será dado a conocer a más tardar el 14 de abril y el examen se realizará hasta el 25 de abril y el envío de lista al Ejecutivo Federal con los perfiles mejor evaluados será a más tardar el 4 de mayo de 2020.

Era totalmente entendible que la fecha original del examen prevista para el 28 de marzo se pospusiera ante la cuarentena por el Covid-19; pero lo que no tiene justificación es que también se haya postergado conocer quiénes de los aspirantes tienen derecho a presentar el examen, ya que conforme a la convocatoria inicial la fecha era el 20 de marzo, un día antes de su correo electrónico.

El Comité de Evaluación señalaba: “este correo no significa que el Comité de Evaluación se pronuncia sobre si usted ha cumplido o no los requisitos establecidos en el artículo 28 de la Constitución Política los Estados Unidos Mexicanos ni que Usted haya enviado los documentos establecidos en la referida Convocatoria”.

No existía razonabilidad para demorar se conociera quien podría presentar el examen, el Comité de Evaluación había tenido alrededor de un mes -desde el 17 de febrero- para ir evaluando quienes habían cumplido con los requisitos, mismos que eran objetivos y medibles por lo que podían ser evaluados, no se entiende por qué requerir más tiempo para una revisión de escritorio.

Pese a que debe haber transparencia y publicidad ya que son principios constitucionales de la actuación pública, vuelven las críticas de opacidad sobre el procedimiento de elección de Comisionados del IFT; lo cierto es que como las decisiones del Comité de Evaluación son inimpugnables por mandato constitucional y no existe medio de defensa alguno, se deja en estado de indefensión.

Ante el inesperado escenario por el Covid-19, dado que ya estamos en la denominada fase 2, aunado a los anuncios de que “Muy probablemente podríamos estar llegando hasta septiembre u octubre con esta epidemia, con un pico máximo quizá en el mes de agosto”; “y que la fase 3 comienza el 19 de abril”, es posible que sea hasta fines de año que se conozca al séptimo pasajero del pleno del IFT.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here