Imer pierde 29.75% de audiencia en primer año de la 4T, pero su caída empezó con Peña Nieto

0
338

El Economista Nicolás Lucas

El Instituto Mexicano de la Radio (Imer) vivió un 2019 marcado por los recortes presupuestables, pagos económicos por contratación de personal no sindicalizado, complicaciones regulatorias para rentar sus torres y terrenos a terceros; también por carencia de infraestructura o en estado deficiente y por una generalizada pérdida de talento para las estaciones que conforman esa organización de radio pública en la Ciudad de México.

Estos factores pudieron ser la causa de que el Imer perdiera un tercio de sus oyentes en 2019, porque el Instituto, en su conjunto de siete frecuencias AM/FM que lo integran en la capital del país, captó 4 millones 491,149 oyentes netos en receptores fijos para todo 2019, de acuerdo con mediciones de la casa INRA.

Esto indicaría que en el gobierno de la Cuarta Transformación (4T) la audiencia del Imer se desplomó 29.75% o 1.91 millones de oyentes netos respecto a los 6 millones 393,048 escuchas que la organización logró en 2018.

La audiencia del Imer, sin embargo, ya venía a pique desde el gobierno de Enrique Peña Nieto, también por presupuestos de poco estiramiento, por las cargas sindicales inaguantables y por conceptos de programación poco atinados, muy similares a la radio comercial. La muestra más clara allí es la emisora Reactor 105.7 FM, que a total banda AM/FM perdió casi la mitad de su share entre enero de 2018 y diciembre de 2019; de 1.73 a 1.01% de share.

A lo largo del 2019, a excepción de la XEB-AM 1220 KHz, que creció su share de 0.32 a 0.57% a total banda AM/FM en la capital, todas las estaciones del Imer perdieron cuota en esa categoría. Y en 2018, sólo las emisoras Radio Ciudadana 660, Tropicalísima 1350, Horizonte 107.9 y Opus 94.5 tuvieron tímidos crecimientos en share.

Otro ejemplo: entre enero y diciembre de 2018, el Imer perdió 24.84% de su audiencia medida en oyentes y la pérdida en ese mismo rubro para el periodo enero-diciembre de 2019 fue de 8.55%, también con análisis más detallados de los números de INRA, la firma de mayor reconocimiento en mediciones de radio.

Para la actual directiva del Instituto Mexicano de la Radio, las complicaciones se sucedieron apenas empezó el 2019, con el recorte de 10.8% a su presupuesto anual, luego, entre abril y junio, vinieron los costos por las llamadas cartas de tránsito que se pagan a los sindicatos por el hecho de que personal no sindicalizado transmita al aire, que derivó en que contenidos atractivos para las audiencias no se escucharan más al micrófono del Imer.

Las fechas en que ocurrieron todos esos problemas empatan con las bajas de audiencia para el Imer y repercutieron hasta el mes de agosto, cuando 240 trabajadores independientes o freenlance ya habían salido del Instituto, porque su presencia, que representaba un costo de entre 3 y 6 millones de pesos sólo por cartas de tránsito a favor de los sindicatos, no era sostenible para las finanzas de la organización. Para entonces, el Imer había visto caer su audiencia de 418,183 oyentes netos en marzo en receptores fijos, a 331,226 escuchas en agosto.

En 2018, un ejercicio sin recorte presupuestal para el Imer y sin la pérdida de talento, como sí se dio entre marzo y agosto de 2019, la organización pasó de una audiencia neta de 556,670 oyentes a otra de 484,711 escuchas netos en receptores fijos.

Los bajos del Imer en el tiempo también obedecerían a que en años atrás su presupuesto fue recortado en más de una ocasión y de manera más profunda respecto a 2019:

La cuenta pública del Imer cita que en el ejercicio de 2013, el presupuesto de la organización tuvo un recorte 11.9% respecto al año 2012; para el 2014 el ajuste fue de 17.4% y en 2015 el siguiente acotamiento fue de 6.7%; luego vino otro de 4.0% en 2016. El Imer tuvo un aumento del 8.0% hasta su presupuesto de 2017 y otro de 4.8% en 2018, pero éstos no fueron crecimientos en términos reales, de ahí que los problemas pudieron haber explotado en 2019, el primer año de la 4T.

Para septiembre de 2019, con una cuota de audiencia acumulada neta de 378,356 oyentes en el mes, se conoció que el Imer había logrado el aval regulatorio del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para “abrir” un espacio en la torre de la XEB-AM y poder colocar allí la antena de una tercera estación de radio comercial, a cambio del pago de una contraprestación económica que vendría como paliativo financiero al Instituto. Fue precedente para el Imer y la radio pública por el tipo de concesión de la XEB-AM, que ahora podría dar cabida a la transmisión de la XERC-AM 790 KHz.

Los datos del Imer para 2019 repercutieron en los alcances de la radio pública en su conjunto en todo el año, pues a pesar de los buenos resultados de Radio Educación y el nacimiento de Violeta Radio que atrajeron escuchas para sus micrófonos, éstos no lograron compensar en captación de oyentes lo que el Imer dejó ir hacia otros conceptos.

La radio pública de la Ciudad de México, contabilizando sólo al Imer, Radio Educación, las estaciones del IPN, UNAM, UAM y Violeta Radio, empezaron el 2019 con 516,423 oyentes netos y lo cerraron con 502,483 escuchas en receptores fijos.

De acuerdo con INRA, la radio noticiosa y de entretenimiento tuvo un repunte del 12% en las primeras tres semanas de marzo de 2020 como consecuencia por el aislamiento para contener al coronavirus Covid-19, pero aún queda por conocer qué efectos positivos o negativos tuvo ese número sobre las operaciones del Imer.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here